Boris Johnson visitó Irlanda del Norte y mantuvo tensa reunión con líderes del Sinn Fein

·4 min de lectura

En la reunión de este lunes en Belfast, Boris Johnson manifestó su inclinación hacia la eliminación unilateral de las normas comerciales para Irlanda del Norte. Esto disgustó al Sinn Fein al mismo tiempo que incrementó la tensión entre Londres y la Unión Europea.

Este lunes 16 de mayo, el primer ministro británico, Boris Johnson, se reunió en Belfast con las cinco fuerzas políticas regionales de Irlanda del Norte.

Tras el encuentro, el premier destacó que "a ninguno de los partidos les gusta cómo opera" el Protocolo norirlandés, creado en aras de evitar el regreso de una frontera física dura en la isla de Irlanda tras el Brexit y para preservar el Acuerdo de Paz de Viernes Santo en 1998.

"Todos creen que puede reformarse y mejorarse", agregó Johnson.

En efecto, consideró que el Gobierno necesita una opción "segura" para eliminar unilateralmente las normas comerciales para Irlanda del Norte tras el Brexit. "Nos encantaría que esto se hiciera de forma consensuada con nuestros amigos y socios, limando algunos de estos problemas", manifestó Johnson.

Sin embargo, es necesario “proceder con una solución legislativa al mismo tiempo", en caso de que fracasaran las conversaciones con la Unión Europea para mejorar el funcionamiento del Protocolo. Algo que lleva reclamando al club comunitario desde hace tiempo.

Aunque Johnson no dio detalles de ninguna propuesta legislativa que pudiera deshacerse efectivamente de partes del Protocolo, su Gobierno podría presentar el martes un plan para suprimir unilateralmente sus partes más conflictivas.

Sinn Fein ve la propuesta de Boris Johnson con malos ojos

La presidenta del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, dijo que la reunión con Johnson fue "bastante dura", en la medida que consideró que tomar medidas unilaterales sobre las normas comerciales post-Brexit para Irlanda del Norte sería un error.

"Le hemos dicho directamente que el acto unilateral propuesto de legislar en Westminster es un error. Nos parece absolutamente extraordinario que el Gobierno británico proponga legislar para incumplir la ley", explicó McDonald.

En efecto, la lideresa del Sinn Fein, cuyo partido busca la reuinificación de la isla de Irlanda y es ahora el más grande de la región tras las elecciones autonómicas celebradas este mes, acusó al Gobierno británico de hacer "payasadas cínicas" y de "aplacar al DUP".

Por su parte, la UE ha dicho que renegociar el protocolo no es una opción, pero que está abierta a un trabajo conjunto para aportar seguridad a largo plazo.

Dublín hace un llamado a la calma

Irlanda, miembro de la UE, advirtió que una medida unilateral por parte de Reino Unido podría poner en peligro todo el acuerdo comercial posterior al Brexit e hizo un llamado a la calma.

El ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, dijo en una reunión con sus pares de la UE en Bruselas que un desacuerdo entre el Reino Unido y el bloque comunitario "es lo último que necesita Europa en este momento", en alusión a la guerra en Ucrania.

"Es un momento para la calma. Es un momento para el diálogo. Es un momento para el compromiso y la asociación entre la UE y el Reino Unido para resolver estas cuestiones pendientes”, sentenció Coveney.

Coincidió con él el primer ministro irlandés, Micheal Martin, quien confesó que tras conversar con el jefe del Consejo Europeo, Charles Michel, llegó a la conclusión de que "la única manera de resolver este asunto es a través de conversaciones sustanciales entre la Unión Europea y el gobierno del Reino Unido".

El Protocolo de Irlanda del Norte

Las instituciones norirlandesas están paralizadas por el rechazo del Partido Unionista Democrático (DUP, por sus siglas en inglés) a participar en ellas. Esto, tras perder en las legislativas regionales ante el partido republicano Sinn Fein, que busca la unión con la República de Irlanda.

El DUP se opone al "Protocolo norirlandés", ya que considera que perjudica la relación entre Irlanda del Norte y Reino Unido al imponer controles aduaneros a los productos que llegan procedentes del resto del país. Sin embargo, la mayoría de los demás partidos de Irlanda del Norte quieren mantenerlo, aunque con algunas modificaciones.

Tras el Brexit, el Reino Unido y la Unión Europea acordaron mantener la frontera terrestre irlandesa libre de puestos aduaneros. Esto, porque una frontera abierta es parte vital del Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998, que puso fin a tres décadas de violencia en Irlanda del Norte.

En su lugar, hay controles sobre algunos productos, como la carne y los huevos, que entran en Irlanda del Norte desde el resto del Reino Unido.

Con EFE, AP, AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente