Boles nutritivos: la última tendencia 'gastro'

Por qué deberías empezar a comer en cuencos

Cada vez cuenta más la presentación de los platos, también casa. Comer en boles es la nueva tendencia saludable: no es que comas menos es que comes mejor. (Foto: Getty / Tasting Table)

Comer en un bol es más que una tendencia en las redes sociales. Es cierto que un buen bol es casi una composición pictórica. Una variedad de formas y colores enmarcados en el círculo del recipiente, algo que invita a ser fotografiado y compartido.

De hecho, la manera como se presentan los alimentos en un bol forma parte de su encanto y efectividad. Al comer en un bol la forma en que nos relacionamos con los alimentos que vamos a comer varía: nos permite acercar el plato con facilidad para respirar su aroma; podemos también visualizar de una vez todo lo que vamos a tomar, haciéndonos más conscientes de las cantidades y variedades de alimento.

¿Sigues comiendo en plato? ¿Aún no te has enterado? Instagram ha cambiado nuestra forma de comer y de cocinar, únete a la ultima tendencia foodie. (Foto: Getty)

El bol resulta, pues, el formato idóneo para llenar nuestra mesa con alimentos frescos e integrales con los que ofrecer recetas creativas, deliciosas y saludables.

Esta forma de comer se ha puesto de moda por aquellos que están decididos a cuidar su salud a través de una alimentación consciente. La clave del éxito es que son platos asequibles y sencillos, pero también cautivadores para la vista y el paladar.

No importa si no tienes mucho tiempo para pasar en la cocina; tampoco si eres de comer saludable o si estás dando tus primeros pasos en busca de una alimentación que te permita estar más sano. Auxy Ordóñez, referente para los amantes de la vida sana y la gastronomía más creativa y para todas las personas que buscan una dieta más equilibrada sin renunciar ni a los sabores ni a los postres, te enseña cómo preparar un bol de manera fácil.

Sushi en bol con nueces y vegetales crudos. (Foto: Getty)

Es una manera rápida de ahorrar tiempo y afrontar la semana con alimentos sanos, abundantes integrales y divertidos. Cuando lo domines podrás crear tus propias combinaciones y deleitarte cada día de manera nutritiva y creativa.

CÓMO HACER UN BOL COMPLETO Y NUTRITIVO

1. Elige una buena base de verdes. Los verdes frondosos pueden ser salteados o crudos. Puedes poner los que más te gusten, pero mis favoritos, por ser más completos y nutritivos, son: kale o col rizada, espinacas, acelgas, brotes germinados variados y luego el resto: col, rúcula, lechugas, etc.

2. Granos integrales: aquí puedes elegir entre una gran cantidad para dar diferentes notas de sabor a tus comidas, algunos muy prácticos para tener siempre listos son: arroz integral, quinua, trigo sarraceno, avena, pastas integrales, fideos de soba, fideos de arroz, amaranto, mijo, etc.

3. Vegetales: todos los que quieras. Calabacines, pepinos, pimientos, zanahorias, brócoli, coliflor, apio, rábanos, remolachas, berenjenas, tomates, etc. En esta parte también incluiremos los que requieren cocción para consumirlos como patatas, boniatos, yuca, plátanos macho, entre otros. Lo ideal es tratar de hacer un arcoíris en tu plato, cuantos más variados sean los colores, más nutrientes habrá para ti.

4. Proteínas vegetales como garbanzos, lentejas, alubias, guisantes, altramuces, soja, levadura nutricional y también incluiríamos aquí la quinua y el trigo sarraceno, entre otras como el tofu, el seitán, las carnes, los huevos y los derivados de la leche, que deben ser de una procedencia de calidad (ecológicos).

5. Complementos y #superfoods: salsas, aderezos, frutos secos, semillas de chía, sésamo, lino, cáñamo, además de brotes germinados y grasas saludables en cantidades moderadas.

Las combinaciones son infinitas pero tienes que esforzarte en elegir bien los ingredientes para ‘diseñar’ un plato nutritivo. (Foto: Getty)

Además, para lograr boles o cuencos saludables la cocinera y bloguera especializada en comida sana aconseja seguir 3 normas básicas:

  • Come mucho verde y llena tus platos de colores naturales. Los vegetales son muy buenos para la salud, pero lo son aún más si los comes en su estado natural, es decir, crudos. Evita cocinarlos tanto como puedas, pero si lo haces, procura no pasarte con el tiempo de cocción ni con el aceite. Comer alimentos crudos entre otras cosas te ayudará a obtener una nutrición máxima, desintoxicación, digestiones rápidas, más salud y energía. La simplicidad de la comida asegura una mejor digestión y nutrición. Intenta que tus comidas sean simples pero significativas para tu salud. Esto lo lograrás tomando una porción regulada de carbohidratos, proteínas, grasas saludables y muchos vegetales.
  • Disminuye el consumo de sal. Esto no sólo incluye la que agregas, sino la que contienen algunos alimentos como saborizantes artificiales para sopas, enlatados, embutidos u otros alimentos procesados. Ya es hora de que te vayas acostumbrando al sabor natural de las comidas. Al principio puede que sea difícil, pero, créeme, tu paladar se olvida rápidamente de esa mala costumbre de poner demasiada sal y azúcar a todo; sólo es cuestión de reeducarnos. Un truco para poner menos sal es usar jugo de limón. Te reportará incontables beneficios y tendrás una comida llena de sabor y sin excesos. Para los dulces, se puede utilizar stevia y otros edulcorantes naturales y en poca cantidad.
  • Cena 2-3 horas antes de ir a dormir. Esto te ayudará a controlar el peso y a tener un sueño reparador. Así vas a despertar con mucha energía y sintiéndote estupendamente por la mañana.

Si prefieres verlo en directo puedes tomar nota viendo a Auxy preparar estas tres recetas en su canal de youtube.

Con esto ya tienes todo lo que necesitas saber para preparar tu bol de manera rápida y sencilla con alimentos irresistibles y saludables. De todas formas si quieres saber más puedes hacerte con el libro de Auxy, Boles Nutritivos (de Planeta), un manual de cocina está repleto de recetas.

En él encontrarás desayunos de smoothies o quinoa con leche de manzana; platos únicos como tortitas al estilo Aloo Tikki con curry de garbanzos, raviolis vegetales con salsa de aguacate, sopa de boniato con huevo, berenjenas asadas con humus de espinacas o salmón al jengibre con ensalada de menta. Y no se olvida de incluir snacks y postres como chips de garbanzos a la barbacoa, mini donuts de yogur helados o bombones de dátiles. ¡Ah! Y también te enseña a preparar básicos como el hummus, nachos de maíz, pesto y otras salsas. ¿Qué más se puede pedir?

También te puede interesar: