Avistan en Galicia una gran bola de fuego generada por los restos del cohete Soyuz en contacto con la atmósfera

Una gran bola de fuego ha sorprendido esta mañana a varios ciudadanos atravesando el cielo de Galicia. Muchos de ellos han captado el momento con sus teléfonos móviles y han compartido las imágenes en las redes sociales advirtiendo del avistamiento.

Pero lo que en un primer momento parecía ser un enorme meteorito desplazándose a gran velocidad, eran los restos del cohete ruso Soyuz entrando en contacto con la atmósfera terrestre.

Varios ciudadanos se han visto sorprendidos por una gran bola de fuego que ha cruzado el cielo de Galicia. (Crédito: Twitter/@Anton1BL)

En uno de los vídeos compartidos por el usuario Israel Borja Núñez en su cuenta de Twitter, se puede observar la trayectoria descendente del punto luminoso hasta que se acaba fragmentando y descomponiendo pasados unos segundos.

Tras las dudas generadas inicialmente, el observatorio de la Universidad de Santiago ha confirmado que se trataba del Soyuz, lanzado el pasado 25 de abril en una misión para llevar suministros a la Estación Espacial Internacional.

Los restos de cohete Soyuz han generado esta gran bola de fuego al entrar en contacto con la atmósfera. (Crédito: Twitter/@Canaan_1983)

Después de completar la operación, los restos de la nave liberados comenzaron a caer dando vueltas alrededor de la Tierra, un proceso habitual en este tipo de operaciones espaciales.

Al entrar en contacto con la atmósfera, se han convertido en una gran bola de fuego, han dejado una larga estela en el cielo hasta desaparecer a unos 50 kilómetros de la costa de A Coruña.

Este tipo de fenómenos no son habituales en el territorio gallego pero tampoco desconocidos. El último avistamiento de estas características se produjo en septiembre de 2001.

Estas operaciones tampoco comportan riesgos para la población porque, o bien se trata de materiales que de destruyen al entrar en contacto con la atmósfera o bien están programados para que caigan en zonas deshabitadas.

Más historias que te pueden interesar: