Las bodas reales más famosas que terminaron sin final feliz

Iñaki Urdangarin (15 de enero de 1968, Zumárraga) y Cristina de Borbón (13 de junio de 1965, Madrid) se casaron el 4 de octubre de 1997 en la catedral de Barcelona. Después de que saliera a la luz la relación extramatrimonial del exdeportista con Ainhoa Armentia, los ex duques de Palma han anunciado su separación. "De común acuerdo hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto. Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean", desvelaron en un comunicado. Ellos no son los únicos que han afrontado una ruptura. Desde la infanta Elena y Jaime de Marichalar hasta Carlos de Inglaterra y Lady Di, son muchos los aristócratas cuyas relaciones no tuvieron precisamente un final feliz. Esta fotogalería recopila algunos de los matrimonios de la realeza que, si bien empezaron como un cuento de hadas, terminaron de la manera menos esperada.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente