El bochorno de 'Horizonte' en su debate sobre lenguaje inclusivo

·4 min de lectura

Por Begoña Mena.- Horizonte, el programa de Iker Jiménez en Cuatro, hizo arder las redes sociales a raíz de un debate entre un youtuber y un expolítico hablando de lenguaje inclusivo. Y para qué negarlo, la verdad es que fue un debate bastante bochornoso. No acertaron ni con el tratamiento del tema, ni con el rigor (hubo hasta burlas de los presentadores diciendo “cuatro o cuatra”), ni con la pluralidad; pero muy especialmente se equivocaron con el nivel de los invitados al respecto.

Horizonte (Twitter.com/navedelmisterio/)
Horizonte (Twitter.com/navedelmisterio/)

El planteamiento estaba distorsionado de base, porque en un principio sólo se escuchó una opinión. Esta ciertamente era una voz de autoridad, la de Darío Villanueva, ex director de la RAE, pero esta institución se caracteriza por estar en contra del lenguaje inclusivo, así que se echó de menos a alguien autorizado en el otro bando. Más tarde, en la mesa, cuatro contertulios: dos mujeres y dos hombres. Ellas, formadas en el tema de género; ellos, no.

El doble sesgo estaba servido, primero porque ni el youtuber, Roma Gallardo, famosos por sus polémicas opiniones contra el feminismo en su canal, ni el expolítico conservador, Juan Carlos Girauta son especialistas en el tema y por tanto, no aportan rigor a sus argumentos, sino que, además, se oponen vehementemente a contemplarlo como opción, erigiéndose como poseedores de la verdad y del sentido común. Tampoco ayudan sus comentarios en redes contra el feminismo y sus manifestaciones abiertamente machistas y discriminatorias contra la diversidad sexual y de género.

Y aquí dos ejemplos:

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La otra cara de la moneda fue colocar ambas posiciones divididas por sexo. Creo que es un tema bastante delicado y que, por tanto, requiere más tacto que simplemente abordarlo como si fuera una guerra de sexos. Digo esto porque se obvió completamente otro punto importante del debate: la de dar voz y representación a la diversidad de otros colectivos.

El planteamiento, por tanto, denotó descuido y desconocimiento sobre las implicaciones de tratar un tema así, con muchas opciones de herir sensibilidades y alimentar odios, especialmente en redes. ¿Y por qué digo que fue un debate bochornoso? Porque Gallardo por ejemplo, utilizó sin ningún problema encuestas en Instagram o Twitter como argumento para demostrar que esto es cosa de una minoría: “en una encuesta en Instagram que lleva un día puesta y la han visto unas 150 mil personas, un 93% estarían en contra de hacer un lenguaje inclusivo, por ejemplo en los centros de estudio”, dijo.

Durante el debate, Iker enseñó un papel como muestra de que habían invitado a la Ministra de Igualdad, Irene Montero, y que ella se había negado a participar. Está claro que la presencia de Montero es necesaria en debates de este tipo, más porque la política de Podemos había promocionado el uso de estas fórmulas triplicando el género; es decir, diciendo; “niña, niño y niñe”, durante la campaña electoral de las elecciones a la Comunidad de Madrid. Una forma de hablar que fue muy criticada tanto en redes como durante el debate por ser clasificada como de “estrategia política”.

Desgraciadamente este fue el único punto de acuerdo entre las dos posturas. Girauta criticó este uso por parte de la Ministra, lo calificó como de “artificioso” y de postureo político para “ganar medallas”; mientras, María Martín Barranco, la invitada alineada con el uso del lenguaje inclusivo y autora del libro: Ni por favor ni por favora. Cómo hablar con lenguaje inclusivo sin que se note (demasiado), dijo que estaba de acuerdo y que no era necesario hacer ese lenguaje tan visible. De hecho, la escritora feminista abogó por una tercera vía de uso de este tipo de lenguaje, aquel que no tiene, por ejemplo, la necesidad de nombrar palabras marcadas por el género.

Es cierto que el lenguaje inclusivo es un tema de actualidad, del que hay que debatir, pero es lo suficientemente delicado y atiende a unas sensibilidades que requieren más respeto y pluralidad por parte de los medios. Dar tu opinión está bien, pero si no sabes nada del tema o muy poco, es un error que tu voz se escuche por encima de un especialista. Es mejor dejarlo para el bar y los amigos.

En conclusión ante un tema que polariza y mucho a la opinión pública y que además, suscita odios viscerales contra el feminismo y la diversidad, es importante contar con expertos sobre el tema y con una visión más plural. Al igual que hay juzgados especializados en violencia de género para unas cosas o youtubers especializados en un videojuego para otras: dejemos determinados debates públicos para los que más saben. El intento del programa de Iker Jiménez ha quedado en desastre.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: Horizonte (Twitter.com/navedelmisterio/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente