El boca oreja convierte en éxito una película de terror desconocida

·7 min de lectura

Como amante del cine de terror suelo tener mi radar atento a los estrenos que las plataformas streaming nos traen con frecuencia. Es decir, ya sean buenas, regulares o malas, al menos soy consciente de los estrenos que llegan cada semana. Sin embargo, hasta el día de ayer creía que el último estreno relevante era la decepcionante Mudanza mortal de Netflix, pero esta mañana me llevé una grata sorpresa gracias al boca oreja moderno de la comunidad online.

Navegando por Twitter y revisando las tendencias del día en las búsquedas de Google, descubrí que la gente estaba comentando y buscando un título que había pasado completamente desapercibido por mi agenda cinéfila. Les hablo de La Nube, una película francesa que está generando conversación en redes sociales tras su estreno en la plataforma de Netflix en varios países de habla hispana. Tanto que muchos usuarios españoles han corrido a buscarla.

Imagen de La Nube (Capricci Cine)
Imagen de La Nube (Capricci Cine)

En la mañana del jueves 12 de agosto me topé con la sorpresa de que La Nube era el título más buscado entre las búsquedas de Netflix en Google. Sin embargo, que este título estuviera en la herramienta de tendencias a priori no tenía mucho sentido porque, básicamente, no está disponible en el catálogo español. “¿Qué está pasando aquí?” me pregunté, y así me puse a investigar de dónde venía el ruido.

Resulta que la película se incluyó hace unos días en el catálogo de Netflix en países de Latinoamérica, con diferentes medios escribiendo sobre ella y usuarios de habla hispana generando ruido viral. El murmullo fue creciendo y, al final, terminó cruzando el charco online.

“Inquietante”, “singular” y “de las mejores películas de Netflix” son algunas de las descripciones que la prensa latinoamericana utilizó en sus titulares y que, a su vez, iban al unísono con las reacciones que comenzaban a aparecer en redes. Reacciones que, por cierto, evidencian lo mucho que esta película provoca al espectador: los hay que le tiran tomates a golpe de tuit, y los que aplauden volcando opiniones positivas en la red del pajarito. 

Les dejo ejemplo de los dos extremos (como estos hay decenas):

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Es decir, tanto la crítica, medios y usuarios comenzaron a darle bombo en los últimos días, llegando a oídos españoles a través del idioma. Tantos adjetivos, calificativos y tuits hablando de ella hicieron el resto y, voilà, tenemos público español buscando cómo encontrarla en Netflix.

Pero si eres uno de ellos no sigas buscando porque, como les decía al principio, no está en Netflix España. Si bien otros países a este lado del océano la han incluido al mismo tiempo que Latinoamérica el pasado 6 de agosto, en España la pueden encontrar en otro servicio: el de Movistar+

Y gracias a los cientos de tuits hablando de ella y los artículos latinoamericanos que la aplauden como una de las apuestas imperdibles del género, La Nube se ha convertido en un fenómeno de último minuto que no deja de crecer. Al momento de escribir este artículo aún se mantiene como uno de los títulos más buscados en las búsquedas españolas de Netflix dentro de la métrica de Google. Y teniendo en cuenta que la gente está buscando “La Nube Netflix” sin estar en dicha plataforma, llego a la conclusión de que gran parte de los usuarios están interesados en saber de ella y cómo encontrarla.

Como decía, aquí está en Movistar+ (también desde el pasado viernes 6), pero seguramente más de uno se preguntará de qué trata o si merece la pena prestar atención al ruido viral que está teniendo. Pues afortunadamente ya la he visto y puedo compartirles mi impresión.

Reconozco que La Nube es una cinta de terror con un título, sinopsis y póster que jamás me hubiera llamado la atención. El cartel promocional me recuerda a la insufrible En la hierba alta de Stephen King, y el enjambre de bichos que se erige hacia el cielo a las películas de insectos que tanto poblaron el género en los 80s y 90s. Las cucarachas de Mimic (1997), el protagonista antihéroe de La Mosca (1986), las abejas asesinas de El enjambre (1978) o los insectos de Phenomena (1985). Un subgénero dentro del terror que no suele ser de mi devoción (a excepción de Aracnofobia que ha sabido envejecer de maravilla con el paso del tiempo).

Póster de La Nube (Capricci Cine)
Póster de La Nube (Capricci Cine)

La Nube gira en torno a Virginie (Suliane Brahim), una madre viuda que cría langostas en su granja, donde vive con sus hijos de 15 y 7 años. Se gana la vida como puede vendiéndolas como fuente de proteína a la industria alimenticia. Sin embargo, los problemas económicos, el duro trabajo de su labor, la falta de compradores, la soledad y la tensión creciente con su hija adolescente acechan su día a día, aumentando los niveles de stress hasta extremos radicales. Es en este escenario plagado de tensiones y falta de recursos que Virginie se topa con una solución para hacer crecer sus langostas y ampliar su oferta: resulta que a los bichitos les gusta la sangre.

Sin embargo, la protagonista desconoce las mutaciones y consecuencias que este “cambio alimenticio” puede provocar en los insectos, en ella y la vida que le rodea.

La Nube no es una película para el amante del cine de terror más comercial o aquel que espere una historia de bichos plagada de sustos asquerosos. Los hay, pero no son su propósito final. Y creo que la polaridad que se encuentra en redes es prueba de ello. En mi opinión, encontrarme con ella a través del fenómeno que se vive en redes ha sido una grata sorpresa porque he descubierto una cinta que contagia incomodidad y tensión, pero esconde un drama existencial con una profundidad emocional muy interesante.

Esta potente ópera prima de Just Philippot expone un thriller de ciencia ficción con langostas sedientas de sangre como reflejo de los demonios de una crisis existencial. Virginie está empeñada en criar a sus langostas en invernaderos por mucho que el negocio no funcione, alejándola de sus hijos y perdiendo los estribos de su vida hasta el punto de entregarse por completo a los insectos cuando descubre cómo hacerlos crecer más rápido. Su obsesión la lleva al sacrificio más extremo, haciendo que el enjambre que se ha convertido su vida sea más alto que el zumbido constante de los bichos cada vez más hambrientos y amenazantes de fondo. Una crisis que solo puede deribar en una catarsis explosiva donde la vida y la muerte se cruzan por el camino.

La Nube no escatima en secuencias perturbadoras, sobre todo en sangre y primeros planos de esas langostas vampíricas, aunque lo más inquietante es la trama que esconde debajo con una mujer que corta sus lazos con la realidad, hundiéndose en su propia crisis existencial con los bichos como espejo de su historia.

Gracias al boca a boca de las redes, y al peso que tiene el nombre de Netflix, La Nube ha logrado colarse en las vidas de usuarios y espectadores que hemos estado atentos a las tendencias de los últimos días. Su éxito está ahí, in crescendo, a golpe de tuit y búsquedas. En España no estará en Netflix pero pueden encontrarla. Y merece la pena que lo hagan.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente