La última travesura de Froilán

Vida de Palacio

¡Froilán se ha hecho pasar por camarero! Esta es la última travesura del nieto del Rey Juan Carlos. Bueno, ya que tiene 16 años, más que travesura, sería una trastada o broma. Y es que el mes que ha pasado en el internado de Sigüenza hincando los codos, no le ha quitado ni un ápice de su sentido del humor.

La broma tuvo lugar en el restaurante Calanova de Palma de Mallorca. Felipe Juan Froilán de todos los Santos, entre clase y clase de vela, se había acercado a este local para tomar un refrigerio. Froilán, o Felipe, como le llaman en su familia, se encontraba detrás de la barra del restaurante cuando entró una muchacha, que al acercarse a la barra saludó. Froilán sin pensárselo dos veces y muy resuelto le respondió a la chavala: “Buenos días, ¿Te pongo una cañita?”.

[Relacionado: Froilán ingresa en un internado para recuperar el curso]

Fue la anécdota que hizo reír a la mitad de la parroquia que allí estaba. Eso sí, la broma no coló, porque la clienta lo que se tomó fue un café, y en la terraza. Y no se lo sirvió Froilán, lo digo por si quedaba alguna duda.

Y es que el hijo de la Infanta Elena sigue convirtiéndose en el centro de atención, allá por donde va. En el Club Naútico de Palma es el alumno de los cursos de vela más divertido. Eso sí, parece que tiene un poco locos a los profesores porque le gusta desaparecer entre clase y clase. Se escapa, se toma un granizado y vuelve.

Froilán, o Felipe, se hace mayor, pero no pierde su esencia de chico travieso. Además, aunque se publique en la prensa todo lo que hace, como publicada ha sido esta divertida broma en el mallorcadiario, a él le da igual. Froilán siempre es Froilán. Y no quiere cambiar. A mí eso me gusta. Y parece que a los que le rodean también, porque es un líder nato en su grupo de amigos, ahora en Palma de Mallorca, antes en Sigüenza y donde le lleven.