Polémica racista: Vogue Italia y sus “pendientes de esclava”

Miss Catwalk

Una de las revistas de moda más conservadoras, que menos se moja y que siempre está pendiente de lo 'políticamente correcto' ha cometido un error, hablamos de la prestigiosa Vogue Italia.

Os cuento, la web de la revista anunció unos maxi aros para mujer y no se les ocurrió otra cosa que bautizarlos como "pendientes de esclava". Obviamente el mal gusto del nombre hizo que tanto la página online como Twitter ardieran en críticas severas y sin tapujos respecto a usar algo tan serio para ponerle un nombre a una joya.



Pero, por si eso fuera poco, junto a la foto de la modelo con los aros puestos se podía leer siguiente mensaje: "La joyería siempre ha flirteado con la forma circular, especialmente en los pendientes. Los modelos más clásicos son los estilos de esclava o criolla, caracterizados por un hilo de oro arqueado que atraviesa el lóbulo. Si el nombre evoca las decoraciones tradicionales de las mujeres africanas desembarcadas en América en los tiempos de la esclavitud, su adaptación se mueve en total libertad". ¿Era necesaria la comparación histórica de algo tan grave para anunciar algo tan sumamente frívolo? Se da por entendido que no.

[Relacionado: Kate tiene estilo… ¡hasta en el supermercado!]

Tras la gran polémica suscitada Vogue ha hecho pública su carta de disculpa aunque, eso si, matizando que la traducción del italiano al inglés ha sido mala. De todos modos, la revista ha colgado un mensaje en su página online que dice: "Borramos este artículo para demostrar que no teníamos la más mínima intención de ofender a nadie".

La verdad es que un error así no es digno de una revista tan consagrada. Me pregunto quien pensó en la comparación esclavitud — aros para esta línea de joyería. Aunque todos tenemos derecho a equivocarnos y la empresa se ha retractado enseguida, eso les honra.

Rectificar es de sabios, ¿no creéis? ¿O el error es demasiado grave para una simple disculpa? ¿Pensáis que está justificado el aluvión de críticas recibido o estamos 'demasiado' sensibilizados? ¡Contadme!