¡Letizia vuelve a saltarse el protocolo ante el Papa!

Miss Catwalk

Ni Papa ni Papo. A Letizia le da igual que la visite su Santidad que irse de copas con unas amigas. A nivel protocolario, le es totalmente indiferente y para muestra, un botón.

La familia Real al completo recibió la visita del Papa y, como acto protocolario de alto rango que es, fueron vestidos acordes con la normativa. Es decir, los hombres de traje y las mujeres con colores que no sean el blanco (no como Leti en la última ocasión) y faldas por debajo de la rodilla. Espera, ¿he dicho rodillas cubiertas?

A Letizia se le 'olvidó' ese pequeño detalle o, más bien, siempre tiene que dar la nota mostrando 'rebeldía' contra su propia entidad, la monarquía. Si no le gustaba eso del protocolo, que no se hubiera casado con el príncipe. Es que es el mismo cuento de siempre…

El caso es que tanto la Reina Sofía como la infanta Elena iban perfectas para recibir la 'sagrada' visita, pero Ortiz no pudo dejarse la falda dos centímetros más larga, no. Ella tenía que desafiar el reglamento, con las rodillas al aire.

Para compensar su inapropiada falda, Leti se visitó en plan 'monjil' en la parte superior: sin escote alguno, de color bastante apagado y con un maquillaje y peinado más que austeros, ¡menos mal!

[Relacionado: El mono gris de Letizia]

Como veis, su atuendo en esta ocasión hubiese sido perfecto si no fuese por la falda demasiado corta. Pero también os digo que (en mi humilde opinión) los arcaicos protocolos y más con el Papa deberían empezar a cambiar. ¿O acaso es Letizia una pecadora por enseñar sus rodillas?… Obviamente, no. Aunque, mientras exista el protocolo debería cumplirlo porque es su trabajo.

¿Vosotros qué pensáis del desaire de Letizia al Papa por segunda vez? ¿Tanto le costaba dejar la falda a la medida adecuada? ¿Se percataría su Santidad del gesto feo de la princesa? ¡Contadme!