¿Demi Moore o un nuevo milagro del Photoshop?

Miss Catwalk

Como viene siendo habitual, las marcas de cosmética se nutren de imágenes de famosas para vender más. Pero, cuando esas famosas no están en sus mejores momentos, tiran de Photoshop y se quedan tan anchos, ¡cómo si los consumidores fuésemos tontos!

Viendo las dos imágenes, sobran las palabras. Es evidente el excesivo retoque digital que ha sufrido Demi Moore. En la campaña para la marca de Helena Rubinstein la actriz parece ¡una veinteañera de penetrantes ojos verdes!

En cambio, como veis a la derecha, su imagen real es la de una mujer madura de 49 años con múltiples marcas de expresión y manchas en la piel propias de la edad.

Demi ha pasado por un sonado divorcio y por rehabilitación, hechos que se reflejan en su físico haciéndola perder mucho peso en poco tiempo y también remarcando sus fatigados rasgos faciales, pero ¿a quién le importa la Demi real pudiendo retocarla? Por lo visto, a nadie.

En el anuncio, Moore aparece espléndida, como recién salida de un spa y no de un centro de desintoxicación. Pero, cierto es que con el retoque digital, ha perdido toda su personalidad. Se ha esfumado su angulosa y carismática barbilla de rasgos duros cambiándola por una barbilla redondita y fina.

[Relacionado: Descubre a Jennifer López sin Photoshop]

Su piel es tersa como la de un bebé, ni una arruga, ni una marca, ni bolsas en los ojos como si fuera de papel. ¿Y esos pómulos marcados de dónde salen? Demi tiene los pómulos muy poco señalados y algo caídos, justamente el efecto contrario al del anuncio.

Por si todos estos cambios en su anatomía fueran pocos, ¡le han cambiado hasta el color de los ojos! Atrás quedaron sus ojos color avellana, ahora los tiene verdes e intensos como una pantera. Y yo me pregunto, si le han cambiado la barbilla, los pómulos, el tono de piel, las marcas de expresión de la nariz y la boca, el color de los ojos… ¿qué queda de Demi Moore en esta imagen? Nada. Ni la esencia.

Un planteamiento lógico sería: Si vas a cambiar totalmente a la actriz, ¿por qué no escoges directamente a una modelo de 20 años y ojos verdes? Pero claro, ahí entra el tema que realmente les importa, el dinero. Demi siempre venderá más que un rostro desconocido por muy bello que sea.

Que queréis que os diga, yo me quedo con la Demi original, la que refleja su edad y su humanidad ¡estoy cansada de mujeres irreales! ¿Qué opináis vosotros?