Un método para estar sano que no falla

Monica de Haro

Las carcajadas son la mejor terapia para combatir todo tipo de enfermedades ya que al hacerlo liberamos endorfinas, responsables en gran parte de la sensación de bienestar.

Con la llegada del otoño, muchas personas experimentan una bajada en el estado de ánimo y está comprobado que es la época del año en que se detectan más casos de depresiones. Para evitar estas situaciones provocadas por el cambio climático y la luz solar, los expertos recomiendan un método que no falla, sonreír. Un gesto muy antiguo que muchos olvidan practicar en su día a día.

El Dr. Julián Gabarre, investigador sobre las relaciones, la morfología facial y el cerebro (morfopsicología) y coach, constata que recurrir a la sonrisa es el mejor método para combatir la depresión otoñal, ya que "activando los músculos faciales de la sonrisa, ayudamos a eliminar la hidrocortisona de nuestro núcleo amigdaliano del cerebro y, por lo tanto, a extinguir la mayoría de las depresiones".

La sonrisa conlleva un sinfín de beneficios a nivel físico y mental. Sonreír ayuda a reforzar el sistema inmunológico y reduce el estrés. Diversos estudios han demostrado que "la risa hace que desciendan los niveles de cortisol y adrenalina, hormonas responsables del estrés", explica el Dr. Gabarre.

[Relacionado: Siete pasos para prolongar tu vida]

Sonreír ayuda a revitalizar nuestro ánimo, aumentando las ganas de vivir, abre nuestros sentidos para pensar y funcionar mejor. Además, sonreír tiene un impacto positivo sobre la longevidad, por lo que el hábito de sonreír ayudaría a tener una vida más larga.

Otro de los beneficios de la sonrisa es el impacto que provoca en la percepción interpersonal. Una bonita sonrisa tiene la capacidad de inducir a que los demás nos vean más atractivos y facilita nuestras relaciones. De este modo nos sentiremos mejor, aumentará nuestra autoestima y viviremos más felices.

Como indica el Dr. Gabarre "la sonrisa nos abre muchísimas puertas en lo social y en lo profesional, levanta el ánimo, crea un ambiente familiar más feliz, y contribuye a equilibrar el pensamiento, con toques de humor sano. Es la mejor tarjeta de presentación".

Tal y como constata el experto "la sonrisa es el certificado ante los demás de equilibrio personal, bienestar y felicidad; hace que las personas que nos rodean y nosotros mismos nos sintamos mejor".

La aliada perfecta para combatir las depresiones es una sonrisa sincera y natural. Para ello es indispensable sentirse bien con uno mismo y sonreír sin complejos.

Comer bien
La alimentación también ayuda a prevenir o vencer los estados depresivos. La serotonina es un neurotransmisor que está muy relacionado con el estado de ánimo, y cuanto mayores niveles de serotonina tiene el cuerpo, mayor sensación de bienestar.

El aumento del triptófano (precursor de la serotonina) solo se consigue a través de la alimentación. Por ello es importante mantener en la dieta alimentos ricos en este aminoácido, como el arroz, la pasta, los cereales integrales, los frutos secos, la fruta fresca y los vegetales de temporada, la leche, los huevos, el queso, el pollo, el pescado o el chocolate.

También hay que cuidar nuestra salud e imagen bucodental, y no debemos olvidar practicar deporte con regularidad, pasear y bailar.

En definitiva, para alejar las depresiones debemos sonreír, pensar en positivo, cuidar la alimentación y nutrir el cuerpo con alimentos que ayuden a aumentar la serotonina. En este sentido, debemos tener como referencia la dieta mediterránea.