¿Sabías que besar ayuda a combatir la caries?

Salud y bienestar

Después de comer, tu boca está llena de una solución de azúcar y saliva ácida que provoca acumulación de placa. Y aunque la recomendación habitual de los dentistas es cepillarse los dientes después de cada comida (es la mejor opción), existe una manera de tener unos dientes sanos de lo más sorprendente. ¿A qué esperas para dar besos?

¿Sabías que besar ayuda a combatir las caries?


[Relacionado
: Los peligros de los blanqueamientos 'low cost']

Puede que no sea tan efectivo como el hilo dental o el cepillado, pero besar aumenta el flujo de saliva, un gesto beneficioso para los dientes y la salud oral que ayuda a prevenir la caries dental.

Sabíamos que besar sienta bien, mejora el estado de ánimo, fortalece las relaciones y además disminuye los niveles de estrés. Sin embargo, lo que no todo el mundo conoce es que las propiedades antibacterianas de la saliva ayudan a mantener una boca limpia y sana. Los besos estimulan su producción y ese flujo 'extra' de saliva ayuda a que los niveles de placa vuelvan a la normalidad.

"¡Qué extraño!", pensarás. ¿De verdad besar ayuda a mantener la boca limpia y sana? Pues sí y no, debido a que hay más factores que hacen que este gesto tan cariñoso pueda ser beneficioso o no para tu salud. Así, queda claro que obviamente no puede considerarse como un método de limpieza bucal, sino como un recurso natural que ayuda a prevenir.

Según la Academia de Odontología General (Academy of General Dentistry o AGD), besar estimula la saliva, lo que contribuye a 'lavar' la boca y a remover las partículas de alimentos que causan las caries. Pero ahí no acaba todo, ya que algunas partículas de la saliva como los minerales pueden incluso promover la reparación de pequeñas lesiones en el esmalte dental.

[También te puede interesar: ¿Sabes qué significa el color de tu orina?]

A pesar de que está comprobado que con un solo beso se pueden compartir más de 500 tipos diferentes de gérmenes y virus, hay que remarcar que también nos inmunizan. Porque el intercambio de gérmenes es la forma natural que tiene nuestro cuerpo para 'autovacunarse'.

De esta forma, el estar expuestos a los gérmenes de otras personas provoca que los cuerpos produzcan anticuerpos contra las bacterias, lo que puede a su vez conducir a la inmunidad y prevenir enfermedades. No obstante, todo esto es cierto siempre y cuando no se actúa con temeridad, es decir, si no te pones a repartir besos a diestro y siniestro, corriendo el riesgo de compartir este gesto con alguien que tenga alguna enfermedad o incluso un simple herpes labial.

En cualquier caso, beses o no, asegúrate de mantener una buena higiene oral y de saber quién está en el otro extremo de ese beso. Así, si en este momento no tienes a nadie a quien besar, ¡no desesperes! Siempre te quedarán los chicles sin azúcar, que te ayudarán a producir más saliva y con ello a acelerar el proceso natural del lavado bucal.

[Además: Peyronie, la enfermedad que reduce el rendimiento del hombre en la cama]