Qué es la mastectomía preventiva y cuándo es recomendable hacérsela

Con la esperanza de evitar un cáncer de mama en el futuro, algunas mujeres con un gran riesgo de desarrollar esta enfermedad eligen quitarse mediante cirugía ambos pechos. Esta operación se llama mastectomía bilateral profiláctica o mastectomía preventiva.

La cirugía tiene el objetivo de eliminar todos los tejidos mamarios que, potencialmente, podrían desarrollar el cáncer.

Esta cirugía preventiva también puede ser tenida en cuenta para aquellas mujeres que ya han padecido cáncer de mama en el caso de que haya aumenado el riesgo de desarrollar la enfermedad de nuevo en cualquiera de los pechos.

Una mastectomía preventiva también se puede llegar a considerar si la mujer tiene los genes BRCA1 o BRCA2, mutación genética que hace que la probabilidad de tener cáncer de mama aumente.

Este es el caso de Angelina Jolie y, tal como ha informado la propia actriz en una carta publicada en The New York Times titulada 'Mi elección', se le practicó una doble mastectomía preventiva porque existía un 87 por ciento de posibilidades de padecer cáncer de mama y un 50 por ciento de desarrollar un cáncer de ovario.

Otros casos en los que podría valorarse es en personas con un fuerte historial familiar de cáncer de mama (por la línea materna) o con antecedentes de hiperplasia lobular atípica.

"Las personas que poseen este gen tienen un riesgo más elevado de padecer cáncer de mama bilateral y de ovario aunque, no obstante, algunas no lo desarrollan", explica Iván Márquez, coordinador Unidad Cáncer Heredofamiliar en Hospital General Universitario Gregorio Marañón y médico del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM).

Un estudio reciente sugiere que la mastectomía profiláctica -en la que se extirpa la glándula mamaria, la areola y el pezón, pero se preserva el resto de la piel de la mama- podría reducir el riesgo de cáncer de mama hasta en el 95 por ciento en aquellos casos con historiales familiares con fuertes antecedentes o en aquellos casos con la mutación genética BRCA.

Sin embargo, los resultados de la reducción del riesgo varían ampliamente en base a multitud de causas. Por ejemplo, cuando las mujeres que se someten a esta cirugía por razones que no son de alto riesgo como dolor, tejido mamario denso, enfermedades fibrocísticas o pánico al cáncer.

Por otro lado, aunque en España esta cirugía se realiza desde hace 10 años, solo un 10 por ciento de las mujeres en alto riesgo decide someterse a esta intervención. En este sentido, los oncológos aseguran que la cirugía preventiva es la opción más eficaz, aunque también señalan como alternativa la quimioterapia preventiva.

La Seguridad Social cubre el test genético que sirve para determinar si una mujer tiene o no los genes 'defectuosos', aunque su realización debe responder a una serie de requisitos e indicios.

En concreto, la detección de los genes defectuosos la realizan las Unidades de Consejo Genético, presentes en la mayoría de hospitales, a las que acuden las pacientes después de que un médico llegue a la conclusión de que su historial familiar es propenso al riesgo: si dos o más familiares directos han padecido cáncer de mama antes de los 45 años.

Quién debe hacerse una Mastectomía Preventiva

Por tanto, de acuerdo con la Sociedad de Cirugía Oncológica solo aquellas mujeres que tengan un altísimo riesgo de cáncer de mama deberían considerar hacerse una. Esto incluye aquellas mujeres con uno o más de los siguientes factores de riesgo:

  • Genes mutados BRCA

  • Cáncer previo en un pecho y con un historial familiar de cáncer de mama

  • Historial de Carcinoma lobular in situ (LCIS)

La mastectomía preventiva solo se debe considerar después de haber recibido el asesoramiento psicológico y genético adecuado y tras haber discutido con el psicólogo sobre los impactos que tiene esta intervención.

Para aquellas mujeres que eligen la mastectomía profiláctica hay varias e importantes opciones quirúrgicas disponibles.

Es posible eliminar el tejido mamario usando técnicas de conservación de la piel mediante las cuales se elimina el tejido justo de debajo de la piel hasta el muro pectoral. Esta técnica elimina la gran mayoría de las glándulas donde el cáncer de mama es más probable que pudiera desarrollarse.

El pezón y el tejido de alrededor, conocido como areola, también son eliminados ya que los conductos convergen hacía el pezón creando un área concentrada de téjido ducto. Sin embargo, la piel de la mama está a salvo, así como la preservación de la envoltura de la piel del seno.

Cuando está técnica se combina con la reconstrucción inmediata del pecho los resultados pueden ser excelentes. Las mujeres que eligen esta combinación están muy satisfechas y suelen tener menos problemas psicológicos posteriores si la reconstrucción es buena.

Asimismo existe la opción de someterse a una mastectomía subcutánea (la escogida por la actriz Angelina Jolie) para conservar el pezón que, según explica Márquez, tiene prácticamente el "mismo porcentaje" preventivo que la intervención total de la mama.

Por último, hay que tener en cuenta que si bien la cirugía puede ser una solución muy importante para algunas mujeres, no es la solución para todas las mujeres, aún estando en grupos de alto riesgo.

En este sentido, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) considera que la mastectomía preventiva es un procedimiento terapéutico muy duro que se hace por recomendación médica, sólo a determinadas mujeres con problemas genéticos muy concretos. No es una opción universal para prevenir el cáncer de mama.

Fuentes: Europa Press/Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)/WebMD