Para qué sirve la espirometría

Uno de cada cinco fumadores sufre EPOC y sólo el 27 por ciento está diagnosticado. El Dr. Juan Bautista Gáldiz Iturri, adjunto del Servicio de Neumología del Hospital de Cruces y profesor de la facultad de medicina de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), señala que "este 75 por ciento de infradiagnóstico conlleva unas consecuencias tremendas para la salud pública y para el propio paciente no diagnosticado".

En este sentido, el Dr. Miguel Román, médico de Familia del C.S. Son Pisà en Mallorca comenta que el objetivo para la EPOC es diagnosticar a esas personas que no tienen muchos síntomas, que no acuden al médico, que son fumadores y que le echan la culpa al tabaco. "Hay que detectarlos en la consulta, diagnosticarlos con ayuda de la familia y la población. Pero para eso deben conocer la enfermedad", añade.

El problema según apunta el Dr. José Antonio Quintano, médico de familia en Lucena (Córdoba) y coordinador del Grupo de Respiratorio de SEMERGEN, es que "las espirometrías se realizan demasiado tarde, pues los pacientes desconocen que el tabaco, que saben que les hace daño, les puede estar creando una patología como la EPOC y no saben que la espirometría es la forma de diagnosticar esta enfermedad".

A pesar de su dimensión, es una enfermedad prevenible
La EPOC es una enfermedad respiratoria caracterizada por la obstrucción progresiva de las vías aéreas que afecta en nuestro país a 1 de cada 5 fumadores y es la responsable de unas 50 muertes al día.

Asimismo, es una patología desconocida e invisible por una gran mayoría de la población e incluso por los afectados hasta el punto que se estima que el 70 por ciento de las personas desconoce que la padece.

Hoy por hoy es una de las causas de mortalidad que más ha aumentado en los últimos años, por encima de patologías de alto riesgo como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares. Pero una detección precoz y una intervención temprana pueden paliar y retrasar su evolución hacia una enfermedad más grave.

Los afectados de EPOC en ocasiones infravaloran los síntomas iniciales hasta que la enfermedad se agrava, como consecuencia de asociarlos como algo normal a su consumo de tabaco.

La tos, la limitación al ejercicio o la expectoración habitual no tienen porqué ser síntomas propios del fumador sino que pueden ser un indicio de la existencia de esta dolencia.

En qué consiste la prueba
La espirometría es una prueba que mide los flujos y volúmenes respiratorios, y está recomendada para los fumadores o ex-fumadores mayores de 40 años. El paciente respira a través de una boquilla indeformable para evitar la reducción de la luz por mordedura durante la espiración forzada.

Los neumólogos recomiendan suspender el uso de fármacos que el paciente no fume en la hora anterior a la espirometría. No es necesario el ayuno, pero se deben evitar comidas abundantes y bebidas con cafeína en las horas previas, y/o depresores del mismo, como el alcohol o determinados medicamentos como los tranquilizantes o los hipnóticos, utilizados para poder dormir. También se recomienda llevar ropa ligera, no ajustada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente