Hacer ejercicio, el mejor modo de prevenir el dolor de espalda

En España, cerca del 51 por ciento de los chicos y el 69 por ciento de las chicas padecen dolor de espalda antes de los 15 años. Concretamente, la incidencia de esta dolencia aumenta a partir de los 10 años y este inconveniente limita las actividades diarias y aumenta el riesgo de padecerlo de forma crónica en la edad adulta.

Hacer ejercicio, el mejor modo de prevenir el dolor de espalda
Hacer ejercicio, el mejor modo de prevenir el dolor de espalda

[Relacionado: El 'falso' culpable del dolor de espalda]

Por eso, la Organización Médica Colegial (OMC) y la Fundación Kovacs han presentado una nueva edición de la Campaña de Prevención del Dolor de Espalda entre los escolares. El excesivo peso del material académico que los niños cargan diariamente, la incorrecta manera de transportarlo, la inactividad física, la práctica inadecuada de deporte a nivel competitivo o el mobiliario escolar son algunos de los factores asociados a esta dolencia.

“Aunque el peso de la mochila no debe superar el 10 por ciento del peso corporal del niño, los datos disponibles reflejan que como mínimo un tercio de los escolares superan ese límite”, explica el Dr. Francisco Kovacs. De esta forma, si no quieres que tu hijo arrastre problemas de espalda toda la vida, toma nota de las siguientes medidas preventivas:

- Llevar mochilas con ruedas. Si la mochila es de tirantes, lo mejor en edades tempranas es situarla en la zona lumbar, relativamente baja y lo más cerca del cuerpo como sea posible. Eso sí, sujetándola con un cinturón de manera que no se mueva.

- Usar las taquillas. Estudios internacionales demuestran que el dolor de espalda es menos frecuente entre los escolares que disponen de taquillas en sus colegios, al permitirles transportar menos peso y con menos frecuencia.

- Hacer ejercicio. Aquellos que están en mejor estado físico, con una mayor y más entrenada musculatura, reducen la influencia negativa del excesivo peso de la mochila. De hecho, humerosos estudios científicos realizados en diferentes países han reflejado que padecer dolencias de espalda durante la adolescencia aumenta el riesgo de sufrirlas de forma crónica al ser adulto.

De estos estudios también se desprende la idea de que realizar actividad física desde edades tempranas es fundamental para reducir ese riesgo y, además, para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva.

- Sentarse bien. Es fundamental respetar las normas de higiene postural, como sentarse lo más atrás posible en la silla, con la espalda recta y los codos apoyados. Para ello, los jóvenes deben disponer de un mobiliario escolar adecuado. Es decir, sillas y pupitres de altura regulable que se adapten a su talla.

"Es evidente que no todos los niños crecen al mismo ritmo y en la mayoría de las aulas el mobiliario escolar es idéntico e inadaptable, lo que les obliga a adoptar posturas inadecuadas”, matiza el Dr. Kovacs.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente