¿Es normal que me duela tanto la cabeza?

Monica de Haro

El 95 por ciento de la población ha sufrido algún tipo de dolor de cabeza en su vida. Es una enfermedad mal conocida que provoca resignación en quien la sufre. Además, muchos pacientes se automedican de forma incorrecta, y no todos consiguen el tratamiento y el diagnóstico adecuado.

Si tienes que tomar analgésicos más de una vez a la semana, debes visitar al médico y buscar las razones de las molestias.

En concreto, en España hay cerca de 3,7 millones de personas de entre 18 y 65 años que padecen migrañas, en sus múltiples variedades. Aunque la mayoría de los españoles, un 70 por ciento, padece cefaleas tensionales, que son las más comunes y menos graves, el resto de la población tiene muchos más problemas con el dolor de cabeza.

Lo primero es aprender a distinguirlas y saber si es algo pasajero o conviene visitar al médico para evitar males mayores. Aquí tienes una clasificación completa:

- Cefaleas tensionales: debidas a tensión muscular en cuello, hombros y cabeza.

- Migrañas de origen neurovascular . Afectan a más más del 12,6 por ciento de la población; en mayor proporción a la mujer, y tiene un claro componente genético y hereditario.

- Cefalea en racimos, con una prevalencia más elevada en el hombre, que se caracteriza por un dolor periorbitario en la frente y la órbita ocular y que puede durar de media hora a dos horas.

- Algias primarias paroxísticas, que son un dolor punzante y generalmente efímero a modo de pinchazo. Éstas últimas revisten poca importancia, salvo cuando se repiten con mucha frecuencia.

- Cefaleas secundarias derivadas de otro trastorno orgánico. Aparecen como consecuencia de un proceso febril (en este caso la más frecuente es la producida por la gripe), problemas de la circulación cerebral, tumores, meningitis y otras enfermedades sistémicas o generales.

- Cefaleas secundarias al consumo de analgésicos.

Tal y como explica el Dr. José Miguel Láinez, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valencia y vicepresidente de la Federación Europea de Cefaleas (EHF), "el 12 por ciento de los españoles sufre migrañas, un dolor más fuerte que afecta a la mitad de la cabeza, que produce náuseas y vómitos y que suele incapacitar seriamente a quien lo sufre".

Se trata de un trastorno neurológico prevalente, crónico, episódico y recurrente, que afecta principalmente a mujeres jóvenes en edad laboral y reproductiva.

[Relacionado: Cinco síntomas que las mujeres no deben ignorar]

"Cuando debido a un dolor de cabeza es necesario tomar analgésicos más de una vez a la semana, hay que visitar al médico y buscar las razones de las molestias", añade el experto.

Según la OMS, una persona que sufre un ataque de migraña severa está tan incapacitada como un paciente con tetraplejia y más que una persona ciega.

Es más, considerando una media de 75 años de vida, una persona que empieza a tener crisis a los 10 años, puede llegar a perder 7 años y medio de vida en la cama sin poder realizar las actividades cotidianas a causa de la enfermedad.

Cómo se trata
En el caso de las cefaleas tensionales y ocasionales, lo más recomendable es tomar analgésicos que amortigüen el dolor; pero cuando este proceso se repite con demasiada frecuencia, es necesario acudir al médico de cabecera y realizar una serie de pruebas que identifiquen la razón de los dolores para proponer la mejor solución.

Si aún así, el paciente no responde a las medidas seleccionadas, cuando le sigue doliendo la cabeza con la misma frecuencia, o cuando es un caso claro de abuso de analgésicos, será el momento para acudir al especialista.

"Alrededor de un 12 por ciento -porcentaje que contrariamente a lo que podría parecer es bastante alto- presenta cefaleas crónicas, constantes, marcadas además por este abuso de analgésicos, que producen una importante dependencia física y psicológica. Hay que buscar nuevas opciones que permitan reducir o eliminar el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente", comenta el Dr. Láinez.

En cuanto a la idoneidad o no de ciertos medicamentos, Elena Ruiz de la Torre, presidenta de la Asociación Española de Pacientes con Cefaleas (AEPAC) considera que "en más ocasiones de las que pensamos se nos recetan fármacos poco eficaces para nuestra enfermedad, lo que conlleva un gasto absurdo. Mejor sería que desde el primer momento nos dieran lo que nos viene mejor".

Según el Dr. Láinez, habría que buscar medicamentos selectivos atendiendo a condicionamientos genéticos. Es el caso, por ejemplo, de algunos medicamentos antiepilépticos, ya que las migrañas se producen por una hiperexcitación neuronal que puede responder a estos fármacos.

Además, en los últimos años se han producido importantes avances en torno al conocimiento del papel del cromosoma 19 y los canales del calcio en los dolores de cabeza.

Por otro lado, la migraña puede mejorar con una dieta terapéutica personalizada, una buena alternativa al consumo de fármacos sintomáticos.

"Las personas que sufrimos esta maldición -subraya de la Torre- sabemos bien a lo que nos referimos cuando hablamos de situación incapacitante, desesperación, impotencia ante el constante dolor, incomprensión y sentimiento de culpabilidad por no saber deshacerte de ese dolor tan frecuente y constante".

Según se recoge en la página web www.dolordecabeza.net es tremendamente difícil vivir con esta dolencia. En primer lugar porque en el momento en el que una persona empieza con este dolor tan fuerte deja de vivir hasta que se le pasa. Puede pasarse dos años del total de su vida (o incluso más), encerrado en una habitación, sin ruido, sin luz, con vómitos, acostado a la espera de que se pase la crisis.

Asimismo, con frecuencia, el entorno tiene dificultades para comprenderle, lo que conduce a que la persona que padece dolores recurrentes de cabeza o fuertes, tienda a aislarse y además de tener que sufrir el dolor sentirse culpable por estar alterando los planes de su entorno.

Una vez superada una crisis, el paciente vive con un constante miedo a la espera de la próxima, con el temor de no poder acudir a una cita, un evento, una reunión, en definitiva, a no poder hacer vida normal.

En la actualidad se utiliza muy poco el tratamiento preventivo a pesar de que los especialistas estiman que el 35 por ciento de los pacientes son candidatos a ese tipo de tratamiento. De hecho, la terapia preventiva de la migraña podría reducir las crisis hasta en un 60 por ciento. Además del sufrimiento de los pacientes, el consumo indiscriminado de analgésicos, la pérdida de jornadas laborales , supondría un ahorro importante de recursos en nuestro país.

"El tratamiento preventivo -indica el doctor José Miguel Láinez- no ha de ser una terapia de por vida (aunque es cierto que algunos pacientes sí que se tendrán que medicar siempre), sino que por norma general, se toma durante 3 ó 6 meses".