El 43% de los españoles sigue sin protegerse frente al sol

Nos preocupan más las quemaduras que un efecto a largo plazo de la radiación solar. Más de un tercio de los españoles no ha oído hablar nunca de esta radiación. Incluso, más de la mitad no es consciente de que es producida por el sol, y no solo por aparatos electrónicos, pese a que la propia Agencia Española de Meteorología informa diariamente sobre los niveles de esta radiación.

Estos datos se desprenden del estudio realizado por Laboratorios Cinfa e Instituto Dermae, que ha presentado el Coordinador del Grupo de Trabajo de Epidemiología y Promoción de la Salud en Dermatología de la AEDV y profesor titular de Dermatología de la Universidad de Granada, el Dr. Agustín Buendía.

Como señala el Dr. Buendía, "las mujeres son más constantes a la hora de protegerse, se aplican cremas solares con más regularidad y conceden más importancia a los posibles efectos a largo plazo, como el envejecimiento de la piel, que son inducidos por la radiación IR-A".

"El problema de esta radiación es que pasa inadvertida", apunta la Dr. Guerra, jefa de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid y miembro del Instituto Dermae. "Las personas no son conscientes de ella porque no sienten que aumente la temperatura de su piel (hasta 42º), ni ven sus efectos a primera vista, al contrario de lo que ocurre con las quemaduras que producen los UV. Sin embargo, la radiación IR-A penetra profundamente en la piel y agrava los efectos de la radiación UV, provocando severos daños

Además pueden producirse alteraciones de las respuestas inmunes en la piel, originando desde alergias al sol hasta el envejecimiento prematuro de la piel y daños en el ADN de las células de la piel, que son el origen de lesiones precancerosas.

"Los daños provocados por la radiación se acumulan a lo largo de la vida y, aunque la piel esté bronceada, la radiación sigue penetrando en ella", recuerda Buendía. A su juicio, es importante seguir promoviendo la concienciación de hábitos saludables ante la exposición solar, "como utilizar métodos naturales de fotoprotección, evitar los horarios de mayor incidencia de radiación y aplicarse correctamente las cremas solares. También hay que continuar avanzando en nuevos fotoprotectores que protejan de las radiaciones a un nivel más profundo".

Última generación en fotoprotectores

La fotoprotección clásica se basaba en paliar las lesiones de la radiación ultravioleta (UV). Por esta razón, para los especialistas del Instituto Dermae, como la Dra. Guerra, "es necesario que los ciudadanos tomemos medidas con fotoprotectores que también hagan frente a estos efectos a largo plazo y que contemplen las consecuencias de la radiación IR-A".

Ante esta necesidad, Laboratorios Cinfa ha desarrollado y patentado una formulación pionera que añade a los filtros UV un activo innovador: Be+ Cell Protection Complex®. Las investigaciones demuestran que este activo disminuye la producción de radicales libres y metaloproteinasas, que son el origen del envejecimiento prematuro de la piel.
"Se ha comprobado que este activo consigue un efecto inhibidor de los radicales libres, por lo que presenta un poder regenerador del colágeno y retrasa el envejecimiento de la piel", concluye la Dra. Garre.

Por otra parte, este activo acelera el mecanismo natural de reparación del ADN celular. Los estudios recogidos con Be+ Cell Protection Complex® prueban su eficacia en la reducción de dímeros de timidina, favoreciendo la reparación de los daños estructurales en el ADN celular, que son precursores del cáncer de piel. De esta forma, ofrece una mayor protección frente a los daños derivados de las radiaciones UV.