Claves para el cuidado de la piel atópica en verano

Con la llegada del verano y del buen tiempo las pieles atópicas mejoran gracias al efecto del sol. En esta época del año son muchas las personas que experimentan un notable progreso en el estado de su dermatitis atópica.

Claves para el cuidado de la piel atópica en verano
Claves para el cuidado de la piel atópica en verano

Esto se debe al efecto de la radiación solar y, en concreto, a la influencia de los rayos ultravioleta en las células del sistema inmune. Estos rayos inhiben la inflamación característica de la dermatitis atópica, a la vez que actúan sobre los gérmenes infecciosos.

[Relacionado: El 43% de los españoles sigue sin protegerse frente al sol]

Sin embargo, aunque el sol ejerce una acción positiva sobre esta clase de pieles, hay que tener muy en cuenta que una exposición al sol inadecuada puede conllevar riesgos y efectos negativos sobre la piel. Quemaduras, manchas y envejecimiento prematuro de la piel son algunos de los síntomas más frecuentes.

Además, las altas temperaturas y la humedad provocan un exceso de sudoración que produce irritaciones y picores, por lo que los expertos recomiendan tomarse en serio una serie de medidas como las que podéis ver a continuación:

1. Usar ropa de algodón para no dañar las pieles atópicas, así como evitar las fibras sintéticas y utilizar preferentemente calzado de tela o abierto que permita airear los pies.

2. Lavar la ropa con jabones no iónicos y sin suavizante para minimizar las irritaciones en la piel.

3. Mantener una temperatura ambiente fresca en el hogar. Sin embargo, es conveniente tener en cuenta que el aire acondicionado disminuye la humedad del ambiente, por lo que la piel se reseca y tendremos que tener especial cuidado en mantenerla hidratada con lociones no oclusivas específicas para pieles atópicas.

4. No descuidar los hábitos higiénicos en verano. Si has sudado es recomendable que te laves el cuerpo lo antes posible para evitar irritaciones en la piel. Además, conviene que eliminéis los restos de cloro que pueden irritar la piel después de un día de piscina. Para ello, la mejor idea es emplear geles de baño sin jabón que ayuden a reestablecer la barrera lipídica.

5. Aplicar protectores solares completos que protejan de las radiaciones UV-A, UV-B e IR-A (Infrarrojo-A), así como específicos para pieles atópicas, con un factor solar elevado y fotoestable y que no contengan colorantes, perfumes, conservantes ni parabenos para de este modo evitar reacciones fototóxicas y alérgicas.

6. Aclarar la piel con agua corriente después de cada baño, secar la piel sin frotar y utilizar una crema hidratante para todo el cuerpo con vistas a contrarrestar los efectos de la deshidratación.

7. Usar productos específicos como la gama Multilind® para el cuidado dermatológico de la dermatitis atópica y la sequedad de la piel de niños y adultos, tanto en la hidratación como en la higiene.

[También te puede interesar: Neceser de verano]

Asimismo, la línea de protección solar Ladival® dispone de soluciones específicas para la protección de pieles atópicas tales como: Ladival® Niños y Pieles Atópicas, que protege de forma completa frente a las radiaciones UV-A, UV-B e IR-A (Infrarrojo-A), con una fórmula sin conservantes, colorantes, perfumes y parabenos especialmente pensada para aportar la hidratación y la nutrición necesaria a este tipo de pieles en verano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente