Cómo tratar los esguinces de tobillo y otras lesiones deportivas

Salud y bienestar

Con la llegada del buen tiempo y la prolongación de las horas de luz son muchos los que se animan a iniciarse en algún deporte, aumentando el número de lesiones.

Según el Instituto Nacional de Estadística, más de 70.000 personas ingresan en hospitales cada año en España por luxaciones, esguinces y entorsis de articulaciones y lesiones musculares.

El problema es que "la mayoría no busca el consejo de un médico deportivo o un traumatólogo sobre qué ejercicio es el más conveniente para su condición", explica el Dr. Fernando Ávila, presidente de la Sociedad Española de Traumatología Deportiva (SETRADE).

Para tratar el dolor y la inflamación, en lugar de consultarlo con el médico, deciden tomarse algo por su cuenta.

Esto ha provocado que el uso de analgésicos y antiinflamatorios esté aumentando hasta un nivel "alarmante" en deportistas aficionados, incluso en niños, lo que puede ocasionar importantes efectos secundarios.

Un estudio entre futbolistas aficionados jóvenes, publicado en la revista del mes de marzo en ClinicalJournal of Sport Medicine, revela que el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) entre jugadores de fútbol universitarios es común.

La mayoría se trata con AINEs, "que utilizados sin control pueden ocasionar trastornos gastrointestinales", explica el Dr. Ávila.

Además señala que "es preocupante que los atletas con el mayor riesgo cardiovascular (ej. elevado Índice de Masa Corporal) emplean mayores cantidades de AINEs".

Los traumatólogos recomiendan utilizar medicamentos de acción biorreguladora en lesiones agudas y crónicas, ya que "son eficaces contra el dolor y la inflamación y no ocasionan los efectos secundarios de los medicamentos de síntesis habituales".

Los medicamentos de acción biorreguladora contienen principios activos de origen vegetal y mineral que estimulan la respuesta natural del organismo y pueden encontrarse en la farmacia en forma de de comprimidos, pomadas y gotas.

Para el Dr. Tomás Fernández Jaén, vocal de SETRADE y jefe Servicio Medicina y Traumatología Deportiva de la Clínica Cemtro, "la inflamación pone en marcha los mecanismos de reparación y regeneración de los tejidos. Los AINEs bloquean ese proceso, mientas que los medicamentos de acción biorreguladora reconducen la inflamación hacia la regeneración que interesa al organismo".

Una investigación publicada en Knee Surgery Sports Traumatology el pasado marzo advertía de que los AINEs pueden alterar la regeneración del hueso tras una lesión.

Sin embargo, los medicamentos de acción biorreguladora han demostrado su eficacia y seguridad en esguince de tobillo.

En definitiva, a la hora de tratarse, "aunque la lesión sea leve, es importante recurrir al consejo de un profesional sanitario, como el médico, ya que aplicar el tratamiento correcto puede ayudar no sólo a una rápida recuperación sino a evitar secuelas".