8 hábitos que pueden hacer más daño que bien

Monica de Haro
Salud y bienestar

Muchas veces las decisiones que tomamos en beneficio de nuestra salud pueden ser precisamente lo que nos hagan daño a largo plazo. Sigue leyendo para saber que inesperados hábitos como lavarse los dientes después de cada comida o no despegarte de esas cómodas sandalias podría estar causando daños irreparables.

Uso compulsivo de desinfectante para las manos
La obsesión por la limpieza puede ser un riesgo para tu salud. Si eres de los que se desinfecta las manos a todas horas, te convendría relajarte. A menos que estés en un lugar especialmente propenso a los gérmenes como un hospital. "Si no el jabón y el agua funciona muy bien", explica Richard Gallo, jefe de la División de Dermatología de la Universidad de California-San Diego. Los geles desinfectantes pueden ayudar, pero asegúrate de leer siempre la etiqueta. Recientes investigaciones han demostrado que los que contienen triclosán pueden  promover las bacterias y resistencia a los virus o antibióticos. Es mejor elegir marcas como Purell, que contienen un 60 por ciento menos de alcohol y que va a matar el 99 por ciento de los gérmenes.

Cambiar a menudo de cosméticos
¿Quién no se siente tentado a comprar cremas y sueros que prometen quitarnos años de encima? Mientras que funcione es una buena idea, piensas, pero estás poniendo en riesgo la salud de tu piel. "Siempre he animado a mis pacientes a crear una rutina diario y aferrarse a ella", dice Jody Levine, dermatóloga de Nueva York. "Las mujeres se aburren fácilmente con su rutina de belleza, sobre todo si no ve resultados inmediatamente. Pueden esperar entre seis y ocho semanas para ver los cambios, pero a veces hacen falta hasta seis meses para ver resultados."A menudo advierte a los pacientes contra el constante cambio de los productos, señalando que puede causar rosácea (enrojecimiento e inflamación de la piel). En lugar de intentar siempre algo nuevo, hay que seguir con lo que funciona o consultar al dermatólogo para desarrollar una nueva rutina. En cuanto a las expectativas sobre todo, Levine aconseja "no esperar milagros" y señala que una rutina coherente debe "mantener la piel limpia y suave".

No sin mis bailarinas
Muchas mujeres piensan que renunciar a unos altísimos tacones o a las botas de punta por la libertad de unas chanclas es como dar merecido descanso a sus pies. Pues resulta que los zapatos planos no nos está haciendo ningún favor. De acuerdo con Jordana Szpiro, cirujana y podóloga de Boston, "las sandalias que no tienen soporte para el arco y no dan soporte estructural a los pies pueden conducir a fracturas de estrés ya que los pies tienen que soportar mucho peso ", explica. "La tendinitis es también un problema común ya que se fuerzan los músculos y los pies se esfuerzan demasiado al tratar de 'agarrarse' a los zapatos." También aconseja no caminar descalzo , incluso si estás en la piscina o en el vestuario del gimnasio, ya que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades infecciosas de la piel como los hongos y el pie de atleta, que se propagan fácilmente de la piscina, en los salones de pedicura y en los gimnasios."

Cepillarse los dientes después de cada comida
Correr a cepillarse los dientes nada más terminar de comer puede parecer una excelente manera de mantener tu salud bucal, pero según Greg Diamond, periodoncista de Nueva York, es mejor esperar. Para desalojar las partículas de comida que puedan quedar entre los dientes después de comer, se recomienda enjuagarnos con agua y dejar el cepillado para la mañana y la noche. A la hora de hacerlo, asegúrate de hacerlo en movimientos circulares. Según el Dr. Diamond, esto mejorará las posibilidades de eliminación de bacterias en dientes y las encías. Cepillarse los dientes de arriba a abajo o de delante atrás no elimina las bacterias, y una presión excesiva puede conducir a la retracción de las encías.

Hacer sólo cardio cuando entrenas
Es fácil asumir que la mejor manera de perder peso es seguir la misma sesión de cardio cada día, pero "si tu cuerpo se acostumbra quemarás menos grasa en el mismo tiempo", afirma Joseph dice Ciccone, fisioterapeuta del Centro Médico Columbia en Nueva York. Además, los movimientos repetitivos en las máquinas de andar o en la elíptica pueden tensar los músculos y provocar lesiones. El secreto están en hacer un circuito con diferentes ejercicios de fuerza y resistencia, lo que te ayudará a quemar más calorías durante el día, incluso cuando estás en reposo, dice Jennifer Fleischer, entrenadora, nutricionista y propietaria del Gimnasio Holístico de San Francisco. También recomienda renovar la rutina de cardio mezclando intervalos una vez a la semana. 30 segundos de ejercicio de alta intensidad,  en la máquina de andar, la elíptica o en la piscina, seguido de 90 segundos de recuperación a un ritmo moderado, haciendo hasta 10 repeticiones. Las explosiones de intensidad y una recuperación efectiva provocarán una mayor pérdida de calorías y grasa.

Saltarse la comida para luego permitirse un capricho
Muchas mujeres mantienen el hambre a raya a la hora de comer poder tomarse unas cañas o un vino y relajarse al final del día. Piensan que esto no supone un problema. Pero los expertos dicen que saltarse el desayuno o el almuerzo genera ansiedad e irritabilidad, que nos llevan a comer en exceso más tarde. Un enfoque más inteligente es tomar proteínas en las comidas y pequeños refrigerios ricos en nutrientes que van a mantener alto el nivel de satisfacción durante todo el día, así si tomas un cóctel a última hora no te verás tentada a picar con platos llenos de calorías y alimentos ricos en grasa.

[Relacionado: La fruta cruda, el mejor aliado de tu salud]

Beber sólo agua embotellada
Evitar el agua del grifo, que puede contender quién sabe qué, y sustituirlo por agua mineral puede parecernos un buen hábito. Pero ese no es el caso. "El agua embotellada no contiene flúor, y cada vez más adultos sufren una deficiencia de flúor que puede conducir a la caries dental", explica el Dr. Diamond. "Es mejor llenar el vaso con agua purificada por un sistema de filtración Brita o Pur agua, que elimina las impurezas pero conserva el fluoruro".

Atiborrarse a pastillas
Cuando se trata de vitaminas y minerales, más es mejor, ¿verdad? "No siempre, dice Christine Rosenbloom, profesor de la Universidad Estatal de Georgia. "La gente suele tomar suplementos nutricionales sin entender realmente lo que están consumiendo, o si realmente los necesita." Debido a que muchos alimentos están fortificados, señala que es probable que no tengamos las deficiencias nutricionales más importantes. Tomar más de lo necesario tiene efectos secundarios. Una dosis elevada de vitamina A puede ser tóxico para el feto, la vitamina C en grandes dosis puede causar problemas gastrointestinales, así como interferir en los niveles de glucosa, y el exceso de vitamina B6 daña los nervios. En caso de déficit, se recomienda comer alimentos en lugar de tomar suplementos. Si necesitas calcio, trata de aumentar la ingesta de alimentos ricos en calcio como un vaso de leche descremada o una ensalada de espinacas.