6 síntomas que ellos no deben ignorar

¿Dónde dices que te duele? ¿Se trata de algo ocasional o frecuente? ¿Es un dolor aislado o viene acompañado de otras molestias? Sea lo que sea, ¡háztelo mirar!

No es cuestión de ser un hipocondríaco y salir corriendo a urgencias cada dos por tres. Pero los médicos insisten en que todos somos partícipes y responsables de nuestra salud. Hay que acudir a las revisiones periódicas, ¡a todas! Y sobre todo, prestar atención a las señales que nos envía nuestro propio cuerpo. De ello depende que se puedan prevenir y atajar muchas enfermedades.

El más común: De espalda

Un estudio de Quebec de 2008 muestra que 9 de cada 10 personas se enfrentan a este problema en sus vidas. En la mayoría de los casos, el dolor de espalda afecta a las vértebras lumbares.

No es una enfermedad sino un síntoma de otro problema y no debemos minimizar las razones o causas de su aparición. Una columna vertebral retorcida, tirones o calambres en músculos o ligamentos, mal funcionamiento de las articulaciones o incluso una degeneración que provoca hernia de disco… Son señales que pueden derivar en enfermedad renal, de próstata o de colon.

El que les avergüenza: Testicular
Algunos hombres son más, pero en general, todos han experimentado en algún momento este tipo dolor difícil de soportar. De hecho, un movimiento o un golpe ocasional puede causar un dolor agudo y desagradable en las partes íntimas. Los médicos afirman que "a menudo el paciente se avergüenza de hablar sobre la idea de un dolor testicular, sin embargo,puede y debe justificar una cita, ya que puede haber muchas razones para este tipo de inconvenientes.

Puede ir acompañado de otros síntomas, aunque no siempre son evidentes. Un examen cuidadoso puede poner de relieve una torsión testicular infecciones, cólicos, problemas en el esperma... Un dato interesante que sorprende: El cáncer testicular es más común en hombres menores de 35 años.

El más insignificante: De tripa
No solemos dar importancia a un dolor de tripa,¿verdad? Sin embargo, si es un dolor agudo en el abdomen y viene acompañado de otros síntomas como palidez , fiebre, diarrea, estreñimiento… estos pueden ser signos de una infección o una patología abdominal.

Un dolor estomacal puede ser transitorio, pero también es una señal de advertencia para indicar una úlcera, gastroenteritis, síndrome del intestino irritable, un problema de apendicitis o insuficiencia cardíaca. Así que es mejor acudir al médico para que descarte males mayores mediante un cuestionario base para identificar las posibles causas de dolor, seguido por los diversos exámenes (palpación, ecografía, colonoscopia, etc) .

[Relacionado: Cuidado con esos 3 kilos de más]

El más temido: En el pecho
El uno por ciento de los cánceres de mama afectan a los hombres. Puede que parezca impensable para muchos, pero es una realidad y te puede pasar a ti. Los médicos dicen que "el problema se produce normalmente después del descubrimiento de un nódulo en el pezón y los ganglios linfáticos en la axila o debajo del brazo. El dolor es el signo principal y el menos bueno, porque significa que el tumor está creciendo".

Para confirmar el diagnóstico hay que someterse a pruebas como la ecografía y la mamografía, pero "desafortunadamente, el problema sigue siendo que descubrimos el cáncer demasiado tarde porque los hombres no están atentos ya que ni siquiera pueden imaginarse que puede pasarles a ellos".

El que nunca reconocen: El gatillazo

En el terreno psicológico, el fracaso sexual es a menudo un tabú dentro de la pareja. Por esta razón, se convierte en un tema estresante causante de un malestar interno, que resulta perjudicial para la salud general del individuo. Aunque hoy en día este tipo de consulta es menos difícil que antes, los hombres se sienten muy vulnerables, en una situación de debilidad, por lo que hay que

El más molesto: ¿Otra vez al baño?
La necesidad de orinar con demasiada frecuencia es aparentemente inocua. La realidad es que puede traducirse en diferentes patologías. Por supuesto, está el tema del cáncer de próstata o de vejiga. Uno también puede preguntarse acerca de una infección del tracto urinario o piedras en los riñones. Pero eso no es todo, porque la necesidad de orinar frecuentemente es uno de los primeros signos de diabetes. Así que déjate de remilgos y consúltalo con tu médico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente