Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres

Imagina esta situación: sales con tus amigos a cenar y uno se pide una hamburguesa, otro una pizza y tú una ensalada. En ese momento, un tipo con traje entra en el restaurante y explica que cada uno ha elegido su plato en función de su personalidad. Imagínate que tu ensalada dice que eres egoísta y vanidoso. ¿No llamarías al camarero para cambiar tu elección?

Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres
Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres

Ese tipo con traje es el doctor Alan Hirsch,un neurólogo y psiquiatra estadounidense que lleva años estudiando la relación entre los sabores que preferimos y nuestra personalidad.

[Relacionado: ¿A qué sabe una hamburguesa de canguro?]

Aparte de tener incluso una Fundación (Smell & Taste) para profundizar en esta curiosa disciplina, se ha inventado un producto dietético llamado Sensa que mezcla maltodextrina, fosfato tricálcico, gel de sílice y aromatizantes que echas en la comida para sentirte saciado y no comer más.

Así, la gente que prefiere la comida salada es aquella que suele dejarse llevar por lo que dice la mayoría. En definitiva, son personas que están convencidas de que factores externos, y no sus propias acciones, determinan su destino.

[También te puede interesar: La comida rápida te puede provocar una depresión]

Asimismo, los aficionados al picante suelen ser perfeccionistas, amantes del orden y personas que odian perder el tiempo.

Mientras que los locos por el dulce son hedonistas que buscan ser alguien especial. Dentro de este grupo, el doctor Hirsch es capaz hasta de distinguir entre los que prefieren el chocolate con leche (más introspectivos y tranquilos) y los que lo eligen negro (grandes fiesteros e idóneos para trabajar en equipo).

Y aquellos que mezclan dulce y salado en sus platos son, como no podría ser de otra forma, los creativos e imaginativos.

Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres
Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres

Aunque todo esto parezca una broma, el doctor Hirsch ha llegado a estas conclusiones tras 24 años de estudio y 18.000 pruebas sobre diferentes sujetos.

[Quizás quieras leer: Fast food, ¿por qué nos gusta tanto?]

Como resultado de la investigación, ha publicado distintos libros. Por ejemplo, el último anima a decidir si una persona es la ideal para otra según sus gustos culinarios.

Hirsch es capaz de establecer teorías de compatibilidad con casi cualquier tipo de comida. Así, si prefieres las patatas fritas el "doctor de los sabores" te etiqueta como una persona que persigue el éxito y que tiene grandes ambiciones.

[Además: Cómo hacer la pizza perfecta]

En este sentido, los amantes de los pretzels, esas galletitas saladas en forma de lazo, son descritos como personas con mucha energía y amantes de la vida social.

Pero si te gustan los nachos eres un perfeccionista, por lo que tu pareja ideal sería otro "nachomaníaco": los tiquismiquis solo pueden ir juntos.

Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres
Dime qué sabor prefieres y te diré quién eres

Por último, si eres fan de los helados deberías andarte con ojo porque al elegir el de chocolate con galletas estarás demostrando ser muy ambicioso.

Si por el contrario escoges el de vainilla, eres un idealista, si te va el de café, eres una persona aventurera y si siempre te pides el de fresa, resulta que eres introvertido y tolerante.

[Relacionado: Come según tu personalidad]

En general todos combinan bastante bien entre sí, menos el amante del chocolate que en términos románticos solo funcionaría bien con otro como él.

De lo que todavía no nos ha informado el doctor Hirsch es del significado que tiene pedir uno de tutti-frutti...