Una cerveza al año no hace daño

Monazen

Hay un dicho que dice "una manzana al día mantiene lejos al doctor" (An apple a day keeps the doctor away)... Y una cerveza, ¿también? Pues sí. Un reciente estudio ha demostrado que beber cerveza con moderación es saludable y puede reducir el riesgo de padecer de diabetes e hipertensión.

¿Cómo? Sí has leído bien. La cerveza contiene ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio, ingredientes protectores para el sistema cardiovascular. Además el consumo moderado de cerveza tiene los mismos efectos positivos para la salud que los atribuidos al vino.

El estudio fue realizado por la Universidad de Barcelona, Hospital Clínic de Barcelona y el Instituto de Salud Carlos III de Madrid. Los análisis se hicieron sobre una muestra de 1.249 personas mayores de 57 años y los resultados arrojados demostraron que aquellos que bebían algo de cerveza regularmente, contaban con menos probabilidades de sufrir de diabetes e hipertensión y tenían menos grasa corporal.

Cerveza, elixir de la vida

Razón tenían los egipcios en tomar cerveza. Además de los efectos sobre la diabetes y la hipertensión, el silicio contenido en esta bebida fermentada podría ayudar en la lucha contra la osteoporosis. El silicio favorece la salud de los huesos al promover la formación de minerales y colágeno.

Los cereales suponen la principal fuente de silicio de la dieta y la cerveza es especialmente rica en este mineral. Beber 500 ml. de cerveza aportan entre el 60-70% de la ingesta diaria recomendada de silicio. Además, el silicio que contiene la cerveza está presente en su forma bioactiva, es decir, se absorbe fácilmente por el organismo

Durante las últimas dos décadas se han publicado numerosos estudios que indican que el consumo moderado de bebidas alcohólicas reduce de forma significativa la mortalidad global y la prevalencia de enfermedades cardiovasculares, además de tener efectos positivos sobre muchas otras patologías como cáncer yenfermedad de Alzheimer.

Esa barriguita no es culpa de la cerveza

No, no es su culpa. Al parecer, si eres un consumidor habitual y moderado de cerveza y además sigues una dieta mediterránea, probablemente tengas menos grasa corporal que una persona abstemia. Muy pocas bebidas alcohólicas reportan al organismo tantos beneficios como la cerveza, gracias a su bajo contenido calórico y la presencia de diversos nutrientes como vitaminas del grupo B, fibra y minerales.

Ahora bien, cuando decimos consumo moderado nos referimos a una o dos cañas al día, como acompañante de las comidas. Se considera que el consumo máximo diario de alcohol no debe sobrepasar los 40 gr. en el varón y los 20 gr en la mujer. Asimismo, evita en lo posible estar picoteando platos precocinados y llenos de grasas mientras bebes cerveza. Allí está la razón de la "barriguita cervecera": las tapitas que la acompañan.

Así que te invitamos a seguir nuestra premisa: Una cerveza al año no hace daño y unas cuantas más, tampoco.