Suplantan a Isabel II para conseguir datos médicos de Kate Middleton

Información confidencial

El Hospital londinense King Edward VII es un polvorín esta semana. Paparazzi y curiosos se agolpan en sus puertas esperando saber cómo se encuentra Kate Middleton. Clarence House (residencia oficial de los príncipes) ya se ha apresurado a aclarar que necesita seguir en manos de los médicos, circunstancia que ha empujado a una periodista australiana a hacerse pasar por su graciosa majestad para descubrir toda la verdad.

Con un simple "¿Puedo hablar con mi nieta?" la artífice del engaño, locutora de la cadena de radio 2Day FM, consiguió información muy jugosa. La enfermera al otro lado del hilo telefónico se explayó de lo lindo al creer que hablaba con la mismísima Isabel II y dio datos que, a buen seguro, van a poner en jaque a la Casa Real británica.

"En este momento está durmiendo, ha tenido una noche sin problemas; le han dado algunos líquidos y en estos momentos está estable", dijo la ingenua enfermera.

En la bromita, perpetrada por un programa matinal que se burla de los famosos, también participó otro locutor que se hizo pasar por el Príncipe de Gales. La controversia ha obligado a la directiva del hospital King Edward VII a pedir perdón. "Ha sido una broma estúpida que todos lamentamos", esgrimía un portavoz.

[Relacionado: Descubre cómo será el hijo de William y Kate]

Los monárquicos más ortodoxos han criticado mucho a la duquesa de Cambridge, la primera mujer en romper con la tradición de dar un heredero antes del primer año de matrimonio. Ahora, por fin, las lenguas más viperinas guardan silencio. No obstante, la familia real británica va a tener que seguir apagando fuegos. Que Kate pase más días de lo previsto en el hospital da carnaza a la prensa sensacionalista.

"Necesita varios días de descanso (...) La situación es la misma que ayer [el lunes 3 de diciembre, fecha en la que se anunció la buena nueva]. Es un periodo de descanso que necesita", concluye la fuente de Clarence House, que destaca además que "está fuera de peligro".

Al parecer, la consorte sufre náuseas y mareos, síntomas muy típicos entre las embarazadas. Nada del otro mundo vamos. Eso sí, servidor se quita el sombrero con su marido, el príncipe William, que está constantemente a su lado.

[También te puede interesar: El tratamiento de fertilidad de Kate]

Kate está embarazada de ocho semanas y no estaba dispuesta a posponer más el anuncio. "Ellos querían comunicarlo en Navidad, pero han tenido que adelantarlo para que no corrieran rumores sobre una posible enfermedad de Kate", comentan desde el 'Daily Mail'.

William ha sido fotografiado en varias ocasiones saliendo y entrando al hospital. No ha dudado en pasar una noche entera al lado de su amada, a pesar de que su apretada agenda le obligue a no alterar sus hábitos.

De momento no se sabe qué otros familiares van a visitar a la duquesa de Cambridge. Creo que a Isabel II lo que le ronda por la cabeza ahora mismo no son los achaques de su nieta política, sino los problemas que se presentan con su sucesión.

La mayor parte de los británicos quieren que Carlos ceda la corona a su primogénito, lo que de paso haría olvidar de una vez por todas la sombra de Lady Di y relegaría a Camilla Parker Bowles a un papel casi testimonial. En concreto, un 62% se posiciona a favor del hijo y tan solo un 21% a favor del padre. Las cifras cantan.

[Y además... El topless de Kate le cuesta el empleo al director del 'Daily Star']

¿Creará precedente está polémica broma? ¿Debería ser menos hermética la Casa Real británica con el embarazo de Kate?