Carmen Lomana ‘mata’ y ‘resucita’ a Botín en Twitter

Cine 54
Información confidencial

La última ocurrencia de la Lomana es de traca. Aunque mantiene una relación con un redactor jefe de 'El Mundo', Ángel Casaña, no sabe la importancia de contrastar las informaciones. Pecando de ingenua, se fió de un 'tuitero indignado' con muy mala uva y publicó a bombo y platillo que Emilio Botín había estirado la pata. Días después de su terrible error, los internautas se siguen burlando de su poca perspicacia.

Este fue el tweet que metió a Lomana en serios apuros: "Ha muerto Emilio Botín-Sanz de Sautuola. En memoria de un gran trabajador, descanse en Paz. Lo siento". Negro sobre blanco Carmencita dejaba patente a las cuatro de la tarde del pasado sábado que vivía en la inopia.

Eso sí, tuvo una ráfaga de lucidez y matizó: "Me ha pasado la noticia un 'tuitero', ojalá sea falso, pero qué desagradable". Con 60.000 seguidores en la red de microblogging, el bombazo de la socialité televisiva corrió como la pólvora. Y la plataforma 15-M logró su cometido: utilizar a esta reina del 'pijerío' patrio como cabeza de turco para poner contra las cuerdas a los más poderosos.

Botín, presidente del Banco Santander, es uno de los hombres más ricos de este país y su influencia no tiene parangón. Sus discursos han marcado las directrices de las políticas económicas de los últimos gobiernos y es querido y odiado a partes iguales.

[Galería: Carmen Lomana, muy ilusionada con su novio Ángel]

Abel Emá, el 'tuitero indignado' que se la 'jugó' a la Lomana, aclaró horas después: "Matamos en Twitter al Sr. Botín, pero todos los días nos desahucia a muchos de nuestras casas y esto sí es verdad". El susodicho había lanzado anteriormente mensajes tales como "confirmado: infarto al corazón por el equipo forense, murió por tener tanto dinero" o "los bancos Santander cerrarán durante tres días en señal de luto, pero cobrarán las pérdidas a sus clientes".

Abochornada y tal vez temerosa de ser víctima del ostracismo, la sexagenaria rectificó así: "Pido perdón, alguien sin escrúpulos me confirmó tres veces la muerte de Emilio Botín, yo le creí, y lo publiqué. Lo siento. Gran error".

Las hazañas de Alejandro Sanz (que confundió a Marta del Castillo con Marta Domínguez) o de David Bisbal (que por culpa de las Pirámides de Egipto fue trending topic mundial bajo el hashtag #turismobisbal) son 'pecata minuta' si se comparan con la falta de rigor de Carmen, a quien a partir de ahora solo va a tomar en serio su chofer Wilson. Espera, ¿no le traicionó también él hablando de su carácter lenguaraz? En fin, mejor que se quede en casa y no salga durante una buena temporada.

¿Le pasará factura a Carmen ser tan confiada? ¿Ha firmado su sentencia de muerte como miembro de la jet-set? ¿Qué opinará su novio de que esté tan mal informada (y asesorada)?