Sergio Dalma, en pie de guerra con su hijo

Famosos Pata Negra

El cantante no se habla con Sergi Capdevilla, desde que éste decidiera participar en el programa de Telecinco 'Mira Quién Salta' junto a su madre, Maribel Sanz. Pero, ¿qué le ha molestado a Sergio Dalma de su niño? ¿Que enseñara sus carnes poco definidas ante toda España? ¿Que se atreviera marcar paquete con esos bañadores tan espantosos?



Tal y como cuenta el muchacho en la revista 'Qué Me Dices', al intérprete de 'Tiburón' no le ha gustado nada que su pequeño del alma lo haya dejado todo para convertirse en un famosuchi de tres al cuarto. Ojo, que Sergi Capdevilla no ha abandonado una prometedora carrera artística para ganar dinero fácil. A sus 19 años, sin haber terminado la ESO, el participante de 'Mira Quién Salta' lo explica todo: “Se enfadó bastante, sobre todo porque dejé el trabajo de camarero que él me había buscado”.

Entre una cosa y la otra, los dos Sergios llevan cinco meses sin mantener una conversación. El cantante, famoso por sus baladas románticas, no ha dado su brazo a torcer ni siquiera en el último Día del Padre. El hijo afirma que le felicitó a través de un mensaje y que Dalma le respondió con un frío 'gracias'.



[Relacionado: El hijo de Sergio Dalma gana 'Mira quién salta']

Después de este feo, el chico no ha tardado en cascar todas las miserias familiares a 'QMD'. Le reprocha a su progenitor su actitud tras separarse de Maribel Sanz: “Siempre hay uno que falta. En mi caso, yo encontré más apoyo en mi madre”. No es lo único que rompió el corazón del joven saltarín, ya que recuerda algo que vivió con 16 años. “Le pedí a mi padre que me llevara con él a Argentina y me dijo que era demasiado presupuesto”, confiesa ahora.

Según las declaraciones que recoge 'QMD', Sergio Dalma es de la Cofradía del Puño Cerrado y apenas ha ayudado a su ex y a su hijo cuando han atravesado sus apuros económicos. “Es catalán y de la vieja escuela. Si quieres algo, te lo tienes que ganar tú”, dice Capdevilla de su padre. Sin duda, unas duras palabras que hacen presagiar una inminente tormenta televisiva.