Marta Ortega: crónica de una separación anunciada

Famosos Pata Negra

Cuando el río suena, agua lleva. Este dicho popular podría resumir los fallidos intentos de Marta Ortega por camuflar las constantes crisis en su matrimonio a lo largo del 2014. Sin embargo, tras varios meses de dimes y diretes, la hija del fundador de Zara (y todo Inditex) ha terminado poniendo fin a sus casi dos años de matrimonio con el jinete Sergio Álvarez –"de manera amistosa", dicen–. Se confirman así unas informaciones que venían sonando desde mayo, como escribe la periodista Beatriz Miranda en La Otra Crónica.

Pese a que varios medios se pusieron en contacto con la pareja durante estos últimos siete meses para contrastar los rumores, la verdad no conseguía salir a la luz. No sólo porque la hija de Amancio Ortega y su ahora ex marido lo negaban todo, sino que se empeñaban en mostrarse acaramelados en público, como si la historia no fuera con ellos. Así pudieron verse los besos y abrazos que se procesaron en varios concursos de hípica y que terminaron acaparando las páginas de Hola. Claro que la realidad era bien distinta.

Ya en octubre, Sergio Álvarez hizo soltar la liebre cuando llamó a los mozos de sus cuadras en Asturias, donde nació del jinete. Viviendo en A Coruña con Marta, les dijo que se prepararan para recibir sus caballos, entre los que se encontraba el corcel que le compró Amancio Ortega por más de tres millones de euros. Aunque los animales no se trasladaron al final, los rumores sobre una posible separación cobraron entonces más fiabilidad.

Ahora sabemos que el matrimonio no ha logrado superar sus problemas. Así es como la heredera de Zara retoma la soltería después de casarse en febrero de 2012 en el familiar pazo de Anceis, situado en la localidad coruñesa de Cambre. Casi dos años de amor que deja para la posteridad el hijo en común que tuvieron en marzo de 2013, el pequeño Amancio.

¿Afectará este divorcio a los bienes de Marta? Según Forbes, Amancio Ortega, posee la tercera mayor fortuna del mundo: 46.000 millones de euros. Aunque no se sabe exactamente cuál es el capital actual de su hija, todo apunta a que la joven de 30 años heredará la mayoría del imperio textil. ¿Pillará cacho el jinete?

 

Vídeo relacionado