Consejos para cuidar las plantas de interior en verano

Elisa Deco

Cuando el calor aprieta las plantas también lo sufren. Las altas temperaturas y la sequedad del ambiente pueden acabar con ellas.

Consejos de verano para cuidar las plantas de interior
Consejos de verano para cuidar las plantas de interior

Si quieres prestarles más atención y así evitar que se deterioren, sigue estos eficaces consejos que te ayudarán a aportar tu granito de arena para que tus plantas recuperen todo su esplendor:

1. El riego debe ser abundante, preferiblemente al amanecer o al atardecer, cuando se haya ido el sol. Nunca debes regarlas durante las horas de más calor, porque se evapora el agua muy rápido y es posible que se produzcan quemaduras en las hojas.

2. Las mejores horas para regar: dos horas después de que baje el sol y preferiblemente a primera hora de la mañana.

3. ¡Ojo con la cal! Si el agua de tu ciudad contiene demasiada, échale un chorro de vinagre o déjala reposar durante la noche en un cubo lleno de turba (combustible fósil formado de residuos vegetales)

4. Además de mantener la tierra y las raíces húmedas, no encharcadas, puedes pulverizar un poco de agua por las hojas simulando el rocío de las mañanas. Así las preparas para aguantar el calor del día al tiempo que eliminas el polvo y la suciedad.

5. Puedes limpiarlas con una esponja empapada en agua templada.

[Relacionado: Jardín interior: decorar con flores]

6. Abre con frecuencia las ventanas para ventilar, debido a que las plantas de interior también necesitan aire fresco.

7. Suelta la tierra de vez en cuando pinchando con un tenedor.

8. En cuanto al sol, evita la exposición directa de las plantas. Mejor colócalas en un zona semioscura. Cubrirlas con un plástico es un truco para que retengan mejor la humedad.

9. Comprueba el tamaño de las macetas, puede que las más pequeñas requieran un riego diario. No obstante, como norma general, es mejor espaciar los riegos, porque así las raíces buscan la humedad de las capas profundas y acostumbran a las plantas a soportar un cierto grado de sequía que las hace más resistentes.

10. No descuides la limpieza. Elimina las malas hierbas a mano. Con constancia, cada vez saldrán menos sin necesidad de usar herbicidas. Corta las hojas y las flores que estén secas para que puedan crecer bulbos nuevos. Y recuerda que debes atar las trepadoras según van creciendo.

[También te puede interesar: Cómo hacer bonitos centros de flores]

11. Si quieres asegurarte de tener flores todo el verano elige entre éstas: petunias, dalias, campánulas, claveles, geranios, alegrías, verbenas o zinnias.

12. No olvides añadir abonos y productos específicos a la tierra de las macetas para combatir las plagas o bichos que puedan dañarlas.

13. Usa insecticidas sistémicos y fungicidas de amplio espectro. Pero no realices tratamientos químicos en horas de calor. Pulveriza siempre estos productos sin viento y sin la presencia de otras personas o animales. Usa vestuario apropiado y mantén los productos químicos fuera del alcance de los niños.

Una última curiosidad: ¿Sabías que el agua de cocer huevos duros o verduras contiene muchos elementos minerales beneficiosos para las plantas?