Sofía Cristo: “Soy yonki, lo he perdido todo y quiero vivir”

Dando la nota

La hija de Bárbara Rey, Sofía Cristo, se sentó el viernes en el Deluxe a dar un testimonio de lo más sincero sobre su adicción a las drogas de diseño. Sincera y esperanzada, Sofía relató detalladamente el infierno que ha vivido por culpa de su drogadicción.

Sofía siempre ha sido una chica llana y cercana para el público. Al contrario de la altivez de su madre, ella siempre se ha mostrado tal y como es sin ocultar su personalidad, pero hay algo que últimamente sí ha ocultado, su problema con el consumo de sustancias.

Tras perder a la granhermana Nagore, con la que se iba a casar tras salir de ‘Acorralados’, se ha dado cuenta de que su adicción a las drogas es desmedida y quiere parar, vivir una vida normal y no ser una “yonki” como ella misma se define.

[Relacionado: Sofia Cristo y Nagore se casan en 2013]

“Las drogas de diseño están en mi rutina habitual, no las tomo a diario pero sí dependo de ellas. Yo he hecho sufrir a mi madre, a la gente que me quiere y a Nagore que lo ha dado todo por mí. He antepuesto las drogas a mi relación con ella y por eso la he perdido”, explicaba la dj.

Respecto a sus inicios, explicó que: Yo siempre he visto la droga de cerca, por el caso de mi padre, pero no fue él quien me introdujo sino un chico que me gustaba, llevo en este mundo de la sustancias desde los 15 años y ya he tocado fondo, no tengo control y estoy pasada de rosca.”

"Cuando iba al circo mi padre me decía, 'Tú esto nunca lo hagas', cuando se drogaba delante de mí. Con el tiempo le robaba cocaína a mi padre. Luego empezó a dármela para que no tomase cocaína mala, y ahora tengo un enganche a las drogas de diseño”.

Pero Sofía no se sentó a dar, no a contar un drama (aunque lo es), sino a gritar a los cuatro vientos que tiene ganas de amar, de vivir y de no hacer sufrir a aquellos que la quieren “cuando Nagore salió del reality llena de ilusión y felicidad, se encontró una yonki. Yo no tenía ni luz en los ojos a pesar de lo enamorada que estaba. Mil veces me dijo ‘la droga o yo’, hasta que me ha dejado”.

La verdad es que es una situación delicada y muy seria que Cristo en ningún caso frivolizó. Sin pretender ser un ejemplo para nadie, lo fue y si de algo sirvió su entrevista fue para que más de un joven, seguro, se viera reflejado en ella. Desde aquí le deseamos a Sofía una pronta recuperación. ¿Qué os pareció su testimonio?