Al fin sabemos de qué murió Amy Winehouse

Gossip Queen
Dando la nota

Aunque la autopsia no fue demasiado aclaratoria, el padre de la cantante ha querido hacer público el motivo real de la traumática muerte de su joven hija Amy. No hace falta recordar que una de las mejores voces del soul actual nos dejó el pasado mes de julio en su casa de Londres a la corta edad de 27 años.

Tras su muerte la primera teoría fue la drogadicción. Todos sabían que Amy era alcohólica y drogadicta y, por ese motivo, la primera hipótesis no podía ser otra. Pero su padre había seguido el proceso de desintoxicación de su hija y sabía que esa no era la razón que la había matado, al menos, no directamente.

La autopsia no reveló ninguna dosis de alcohol letal ni ninguna droga ilegal en el cuerpo de Winehouse y la cosa, de cara a los medios, quedó así. Sencillamente, Amy murió dormida y sin causa aparente.

Pero ahora Mitch Winehouse, su padre, arroja algo de luz sobre el caso al explicar que sí había drogas en el cuerpo de su hija, una droga legal preescrita médicamente llamada Librium, que se usa en el tratamiento de desintoxicación.

Por lo visto, esa droga no hizo efecto la noche en que Amy murió y su cuerpo no aguantó el síndrome de abstinencia. La causa real del fallecimiento de la joven fueron unos ataques a consecuencia de su desintoxicación, unas fuertes convulsiones debidas al mono que tenía.

[Relacionado: Un aprovechado deja a Amy sin fundación benéfica]

La verdad es que es triste ver morir a alguien que ya se estaba curando. Sus padres dicen que "ya veían la luz al final del túnel" con Amy y que, por fin, se estaba recuperando de sus adicciones y excesos. Y, paradójicamente, eso fue lo que la mató.