¿Por qué estoy tan cansado? ¿Será un síndrome de fatiga crónica?

Consulta Dr. Marín

Para empezar… ¿existe el síndrome de Fatiga Crónica?

Así es. No se trata de una invención de la gente de la calle. El Síndrome de Fatiga Crónica, como toda entidad catalogada como enfermedad, cumple una serie de criterios: Los denominados criterios de Fukuda . Y sin embargo, pese a tratarse de una enfermedad que presenta unos síntomas clínicos concretos, lo cierto es que los médicos solemos pensar en ella cuando hemos descartado toda una serie de enfermedades, más frecuentes, y también de solución más sencilla, como veremos a continuación.

Ante un cuadro de cansancio mantenido

Los médicos, ante los pacientes que acuden por esta queja a la consulta "Me siento muy cansado últimamente" hemos de pensar, como decíamos anteriormente, en entidades más frecuentes, para las que sí tenemos un remedio eficaz. Entre todas ellas, destacan, sin duda, tres patologías: La anemia, una descompensación de la diabetes, o una afectación del gran motor del metabolismo: El tiroides.

Parece claro, pues, que una analítica de sangre será la primera prueba complementaria a realizar (además, evidentemente, de una entrevista completa con el paciente, y una exploración física adecuada). Y en el Síndrome de Fatiga Crónica, no encontraremos alteración analítica alguna (todo es normal). Cosa que tiene una parte positiva (no carecemos ni estamos altos de ninguna hormona, o ningún parámetro en sangre); pero también, una negativa (no tenemos un tratamiento curativo).

¿Se ve mucho este síndrome de este tipo en la consulta diaria?

Pues la verdad es que no tanto como su "prima hermana": La fibromialgia. No son pocos, de hecho, los manuales que catalogan ambas entidades como similares en cuanto a sus manifestaciones clínicas, así como en las medidas que resultan eficaces para el alivio de las mismas (básicamente, determinados analgésicos puntuales, acompañados de ciertas  técnicas de relajación. Pero el síndrome que hoy nos ocupa, apenas afecta a, entre un 1 y un 9% de la población.

Y entonces, ¿qué puedo hacer?

Existen muchas asociaciones en España dedicadas a la orientación de las personas con este tipo de dolencias (Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica). Entre las que yo conozco, bien por proximidad, bien por tener algunas pacientes en el cupo que me han explicado cosas al respecto, las charlas entre personas afectadas (la mayoría son mujeres), y las actividades físicas encaminadas a una mejoría sintomática, suelen ser los ejes sobre las que estas asociaciones intentan ayudar a las personas con estos padecimientos.