Cómo combatir el cansancio crónico

No hay motivo aparente, pero cada día nos cuesta más comenzar la rutina diaria. ¿Es una sensación normal, o puede esconder alguna enfermedad? En medicina, hablamos de astenia cuando queremos referirnos a esa "falta de energía". Se trata de un estado que se parece al que tienen las pilas cuando ya les queda poca carga. Pero esa astenia, no siempre es patológica y en muy pocas ocasiones refleja la presencia de una enfermedad.

En primer lugar, conviene saber cuando la astenia nos debe preocupar y hacernos acudir al médico y cuando no es más que algo pasajero. Entre las causas fisiológicas (no consideradas enfermedad) destacan las siguientes:

- Los cambios estacionales, con sus correspondientes cambios de temperatura, pueden hacer que nos sintamos más agotados. ¿Cuándo nos resulta más fácil hacer una tarea? ¿Una mañana de invierno a 15-20 grados de temperatura o una tarde de verano, bordeando los 35 grados?

- Haber dormido mal. Cuando el cuerpo no se relaja durante el sueño, y no duerme profundamente, la sensación de descanso no es completa. Y esto repercute sobre las ganas que tenemos de hacer cosas al día siguiente.

[Relacionado: Beber 'solo' los fines de semana, produce daños en el organismo]

En este sentido, como veremos después, sería conveniente valorar si el insomnio ha sido producido por una situación puntual, o bien si ya venimos durmiendo mal desde hace tiempo. Si así fuera, quizás sería conveniente acudir a un médico para que realizase una primera valoración.

- La falta de ejercicio físico también puede repercutir sobre las ganas que tenemos de hacer cosas. Cualquiera que haya realizado algún deporte de forma regular en algún tramo de su vida recordará que se sentía mucho mejor.

- Una alimentación basada en alimentos grasos nos produce sensación de cansancio, apatía, pocas ganas de realizar las actividades habituales. El motivo médico radica en el hecho que una digestión de grasas necesita mayor tiempo, y mayor aporte circulatorio. Es por ello que nos notamos más somnolientos y menos activos cuando hacemos comidas abundantes en lípidos.

Situaciones que conviene descartar:

- En la mujer joven, la menstruación comporta una situación de hemorragia que puede llevar a una anemia. Es por ello que, ante todo cansancio de más o menos larga evolución, los médicos solemos solicitar una analítica para asegurarnos que no es ésa la causa.

- La glándula tiroides es un órgano que "gestiona" el metabolismo del cuerpo. Cuando funciona menos de lo que debiera, todo se enlentece, incluida la capacidad para hacer alguna actividad.

[Galería: Cómo evitar el estrés]

Hemos de sospechar que ésta es la causa cuando, además de astenia, el paciente presenta estreñimiento (siempre que anteriormente no lo tuviese, claro está) y ganancia de peso injustificada, por ejemplo. Si tal es la sospecha, hemos de acudir a nuestro médico para que nos confirme si padecemos o no de tiroides.

- Los estados de desánimo, ya sea por alguna causa conocida, o sin que sepamos bien a qué atribuirlo, también requieren una primera visita con nuestro médico. Hemos de pensar en esta causa cuando, además de la astenia, notamos (o nota la gente que nos rodea) mayor irritabilidad que de costumbre, pérdida de apetito, llanto fácil, insomnio o bien ante la incapacidad de disfrutar de alguna actividad que, hasta ahora, sí nos hacía vibrar.

- Ni que decir tiene que el estrés que abunda hoy en día en nuestras vidas es foco de irritabilidad, y de astenia, en el sentido de pocas ganas de hacer nada. ¡A quién no le cuesta hacer algo de ejercicio al llegar a casa, tras un largo día!

¿Cuándo acudiremos al médico? ¿En qué nos puede ayudar él? Cada vez que algún paciente viene al centro explicando un cuadro de cansancio de más o menos larga evolución, solemos intentar averiguar si hay algún factor estresante en su entorno: Si en el trabajo las cosas le van bien, si con la familia tiene buena y saludable relación o no, si le preocupan otros aspectos de la vida…

Si encontremos algo que nos haga pensar que su cansancio tiene un importante factor "psicológico" pero no tenemos ninguna analítica reciente del paciente, solemos pedir una, con la intención de asegurarnos que el paciente no tiene ninguna de las alteraciones que hemos ido enumerando en este artículo o alguna otra enfermedad de las que consideramos frecuentes.

Cuando todo es normal, tanto la analítica como la ausencia de síntomas asociados de tipo "nervioso", nos hacen pensar en una astenia por falta de ejercicio, o por la dinámica propia de la persona. En este caso, solemos invitar a los pacientes a realizar actividades que les aporten placer, que les apetezcan, y siempre mejor al aire libre que en casa.

Los complejos vitamínicos pueden ayudar pero no siempre son necesarios. Es cierto que cada vitamina tiene su función, pero también es cierto que una dieta correcta y completa ya tiene todas las vitaminas y los minerales que necesitamos. Sólo en situaciones de intolerancia a algún tipo de alimentos, o enfermedades que comporten malabsorción intestinal, estarían indicados dichos complementos. En el resto, hemos de aprender a comer bien, comer de todo, y comer moderadamente.

Una alimentación adecuada (la dieta mediterránea, por ejemplo) es vital para sentirnos con suficiente energía para abordar los problemas que surgen cada día. Eso, y no saltarse ninguna comida (acto que, en lugar de llevarnos a nuestro peso ideal , tal y como se pretende, múltiples estudios científicos han asociado con un mayor grado de obesidad, diabetes y otras enfermedades metabólicas.

Por último, si la astenia persiste y además la persona padece pérdida de peso; salida por alguno de los orificios naturales de sangre; cambios en el hábito deposicional (pasar de estreñido a suelto, o viceversa) o padece episodios de fiebre mantenidos durante un tiempo, debe acudir lo antes posible a la consulta del médico (no es necesario ir de urgencias, pero sí visitar a nuestro médico en un plazo de tiempo de pocos días).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente