¿Encargarías tu boda a un wedding planner?

Con derecho a roce

La agencia de organización de bodas bcn wedding planners ha revelado algunas de las opciones preferidas de las parejas españolas a la hora de formalizar su unión.

Un sector en el que los cambios se producen a una velocidad de vértigo; ya no se organizan como antes (cuando todo el peso de los preparativos recaía sobre la novia) porque las preferencias de los novios han cambiado y el papel del wedding planner va ganando terreno a pesar de la crisis.

Además de un crecimiento notorio en el número de enlaces civiles en detrimento a las bodas religiosas, desde bcn wedding planners nos dicen que los novios han pasado de querer organizar una boda estándar a apostar por un enlace cien por cien personalizado, con detalles únicos que distingan su boda y la hagan especial.

El Libro Blanco de las Bodas, publicado a finales del año 2012 gracias a la colaboración de IE Business School, a Google y a Bodaclick, arroja otros datos muy interesantes sobre el sector nupcial en España:

- Una boda cuesta de media 23.262 euros, si es religiosa puede llegar a 25.050 euros, y si es civil, algo menos, 20.353 euros.

- El 61 por ciento prefiere una boda civil, frente al 38 por ciento que prefiere una ceremonia religiosa.

- Los novios suelen gastarse entre 100-150 euros por invitado.

- Las novias gastan en su vestido de novia entre 1.100 y 1.800 euros.

- El fotógrafo y vídeo cuesta unos 1.000 euros.

- Solo en una de cada diez bodas se usa lista de boda, el 39 ciento prefiere sobre el día de la boda, y el 42 por ciento un ingreso en cuenta.

- Los españoles preferimos destinos de playa para la luna de miel, combinado con algo cultural.

En cuanto a al figura del organizador de bodas, muy reconocida internacionalmente, es una profesión que aún no se ha asentado en España.

Pero según nos cuenta Marta Priu, fundadora y directora de bcn wedding planners: “En EEUU el 75 por ciento de las bodas se organizan con una wedding planner”.

El fenómeno nació en EEUU en los años 50 y su origen está vinculado sobre todo a la incorporación de la mujer a la vida laboral, pues desde ese momento ya no disponía del tiempo necesario para la organización de su boda.

En ese instante surge la necesidad de un perfil profesional que se encargue de ayudar en la organización del enlace. Su papel consiste en dar el asesoramiento adecuado a cada pareja adaptándose a sus necesidades, gustos y preferencias con el fin de ofrecerles la boda que se han imaginado e incluso superar sus expectativas.

Es la persona en la que los novios pueden delegar todas sus preocupaciones encargándose de diseñar, organizar, coordinar y ejecutar el plan de acción que se ha marcado conjuntamente para conseguir el perfecto y exclusivo enlace deseado.

En España, las primeras weddings planners aparecen en el año 2002, momento en el que las bodas experimentan un cambio muy importante, de ser enlaces estereotipados evolucionan hasta convertirse en enlaces personalizados que comportan una logística mucho más compleja.