Así es el nuevo retrosexual

Con derecho a roce

Si hasta hace unos años eran los hombres entre 20 y 40 años los que más cuidaban su aspecto físico, y se les llegó a bautizar en 1994 bajo el término de metrosexual (metro=metrópoli + sexual), ahora son los varones sobre 50 años los que marcan un nuevo canon de belleza, los retrosexuales.

width=

La diferencia principal estaría en que mientras los metrosexuales son algo exagerados en los cuidados personales, los retrosexuales se cuidan pero sin querer llegar a perder la masculinidad de su rostro, sin ser esclavos de su imagen. Buscan sentirse bien pero sin perder su esencia masculina.

Algunos ejemplos de hombre retrosexual serían Daniel Craig, Richard Gere, Clive Owen, Hugh Laurie, Viggo Mortensen o Javier Bardem.

Históricamente, las mujeres se han considerado el género más susceptible a invertir su tiempo y dinero en mantener su apariencia, ya sea con la compra de la última crema  o con los habituales viajes al salón de belleza.

Sin embargo, según una encuesta que ha realizado Allergan a 5.500 hombres europeos entre los 21 y 59 años de edad, a los hombres les importa mucho más su apariencia de lo que podría pensarse, incluso en muchos casos, más que a las mujeres.

El estudio demuestra que cada vez hay más hombres que piensan en someterse a un tratamiento inyectable o estiramiento facial para mantener la piel hidratada. Un 16 por ciento de las mujeres frente al 14 por ciento de los hombres, sólo un 2 por ciento de diferencia.

"Suelen corregir los rasgos excesivamente duros de la cara como las arrugas de expresión, muy pronunciadas en entrecejo y frente, o los surcos nasogenianos muy profundos. No se tocan pómulos ni mejillas, y tampoco los labios porque quieren quedar muy naturales. Para esas correcciones son tratados con toxina botulínica, ácido hialurónico, vitaminas, peelings…", explica el Dr. Jesús Sierra de la Clínica Deam, en Madrid.

La gran mayoría de los hombres encuestados se muestran más preocupados por la flacidez de la piel que por las canas o la calvicie. La pérdida de elasticidad de la piel y las manchas que aparecen con la edad les suponen un problema estético.

Entre los europeos, los hombres españoles son los más preocupados por su piel y cutis (85 por ciento), seguidos por los italianos (82 por ciento), los franceses (76 por ciento) y alemanes (71 por ciento).