¿Cuánto durarán los matrimonios más famosos?

Cine 54
Amor en vena

Una compleja fórmula ideada por el científico Garth Sudem, en colaboración con un periodista del diario 'New York Times', predice el tiempo que estarán casadas las celebrities. Sudem no se ha basado en absoluto en criterios arbitrarios y ha pronosticado con éxito el momento exacto en el que se producirían rupturas tan sonadas como la de Pamela Anderson y Kid Rock o la de Britney Spears y Kevin Federline.

Este genio, todo un referente a partir de ahora para la prensa rosa, tiene en cuenta en su fórmula la fama de la mujer, la edad combinada de los esposos, la duración del periodo de noviazgo y el factor 'sex-symbol' de la mujer a partir del número de páginas en Google que la muestran vestida de manera sugerente.

Ahora bien, el autor de este revolucionario método cree que también son importantes otros factores como la frivolidad de los personajes o las menciones que tengan en revistas o periódicos de carácter antagónico (por ejemplo 'National Enquirer' vs. 'New York Times' en EEUU; o, extrapolándolo a España, 'Sálvame' -revista- vs. '¡Hola!'). Conclusión: las parejas con mala reputación y que cada dos por tres son carne de la prensa amarillista tienen todas las papeletas de "fracasar". Por el contrario, las que cuidan su vida pública y al mismo tiempo defienden con vehemencia su vida privada quizás permanezcan unidas hasta la muerte.

Por cierto, Sudem destierra tópicos: ni la diferencia de edad ni el número de matrimonios anteriores determinan nada. Ahí van algunas de las predicciones de nuestro nuevo gurú.



El príncipe Guillermo y Kate Middleton

Los duques de Cambridge se casaron el 29 de abril de 2011 en la Abadía de Westminster. Su bodorrio costó la friolera de 25,5 millones de euros, así que, para no dar disgustos a la abuela Isabel, tendrán que 'amortizarlo' bien. Y así será. El estudio realizado por Sudem determina que tienen un 71% de posibilidades de seguir juntos dentro de 15 años. Vamos, que les irá mucho mejor que al príncipe Carlos y a Lady Di.

Tom Cruise y Katie Holmes

Peor suerte correrá el tándem 'TomKat'. El amor de los cienciólogos, que llevan casi seis años casados, solo tiene un 10% de posibilidades de sobrevivir. Eso sí, los rumores les llevan divorciando y ellos siguen enseñando "dientes, dientes" a los paparazzi mientras se dejan fotografiar con su pequeña Suri. ¿Harán paripés por marketing? ¿O quizás Katie tiene miedo a las represalias de su maridito si vuela del nido?

Beyoncé y Jay-Z

Para la pareja 'afro' más de moda todo va sobre ruedas. Hace dos meses nació el fruto de su amor, Blue Ivy Carter, a la que agasajaron con regalos 'hipercaros'. Tanto derroche de felicidad tiene un 55% de posibilidades de perpetuarse en el tiempo, aunque ya es todo un mérito que Beyoncé y Jay-Z no hayan sucumbido a la maligna rumorología y lleven cuatro años juntos.

[Relacionado: Las bodas más caras de los últimos años]

Ben Affleck y Jennifer Garner

Ben Affleck es todo un ejemplo a seguir. Superó su pasado rebelde, marcado por su adicción al alcohol, casándose con su guapísima compañera Jennifer Garner. Y en siete años han sido padres de tres niños: Violet Anne, Rose y Samuel (que nació recientemente). Pues bien, aquí viene el bombazo: ¡Sudem augura que solo tienen un 9% de posibilidades de seguir juntos! Si Heidi Klum y Seal dieron carpetazo a su vida conyugal con cuatro 'churumbeles' de por medio, quizás no sea tan descabellada la fatídica predicción del científico.

Will Smith y Jada Pinkett

Hace unos meses os contábamos que Jada Pinkett se había quitado su anillo de casada, corroborando las informaciones de 'In Touch', que sostenía que su divorcio era inminente. Ella y su marido zanjaron los rumores con un comunicado en el que reiteraban que no tenían intención de separar sus caminos. Quizás no sea el momento de sembrar el caos, justo cuando sus hijos Jaden y Willow empiezan a triunfar en el mundo del espectáculo. Pero Sudem lo tiene claro: ya deberían haberse divorciado.

Demi Moore
y Ashton Kutcher

La fórmula mágica había previsto la separación de Demi y Ashton, aunque la esperaba antes. Este es uno de los ejemplos más meridianos de su fiabilidad. ¿Quién hubiera dicho hace dos o tres años con tantos tweets amorosos que lo suyo acabaría como el rosario de la aurora?

Garth Sudem parece un científico convincente, pero, ¿os fiáis de su fórmula? ¿O pensáis que sus aciertos son fruto de la casualidad y no de la causalidad?