Blas Cantó usa su fama como arma para librar más de una batalla

·4 min de lectura

Por Alberto Cano.- Blas Cantó se está convirtiendo en uno de los cantantes más reivindicativos y admirables del panorama musical español. Aunque haya tenido que lidiar con un traspiés en Eurovisión, que se saldó con un nuevo bottom para España en el festival con su canción Voy a quedarme, el murciano está demostrando durante este último año ser un artista como pocos otros, una persona con mucho corazón e ímpetu de protesta que usa la visibilidad de su fama para dar hueco a reivindicaciones sociales y mensajes necesarios.

Lo hemos vuelto a ver este pasado fin de semana en La Voz Kids, durante la última emisión de las batallas. Cantó, que se unió a este espacio el pasado mes de mayo como asesor de Vanesa Martín, apareció en pantalla con los ojos maquillados con sombra plateada, un estilo con el que pretendió ir a conjunto con su compañera Aitana y con el que pretendió normalizar el uso del maquillaje en los hombres. Sin embargo, fue víctima de varios comentarios homófobos en las redes sociales.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

En los comentarios que se podían leer por plataformas como Twitter se encontraban mensajes hablando de “vergüenza ajena”, tildando de intolerable y decadente el estilo de Blas Cantó para un programa para niños. “Lo de Blas Canto es decadencia de las malas, ahí preocupándose porque se le corre el rímel y la sombra de purpurina”, afirmaba uno de los comentarios. “Blas Canto en un programa de niños y para niños maquillado como mujer. En la Voz adultos es tolerable, con los niños no. Piden respeto a las ideologías de género, pero con estas actitudes esta clase de personaje no lo tienen”, se leía también por la red social del pájaro azul.

Pero lejos de callarse, Blas Cantó ha respondido tajantemente y con mucho respeto y elegancia a estos mensajes de odio con tintes homófobos, plantando cara a los haters y dejando en evidencia sus afirmaciones

“El maquillaje no te hace hombre o mujer. Y tampoco te hace menos hombre o más mujer. El maquillaje es eso… pintura”o “Si se pone así por cuatro brochazos, no quiero imaginar si algún hijo o hija suya fuera LGTBI, qué pena… 🙏🏻🥺anyway, era de esperar. Seguimos en la lucha hacia la libertad. La pintura no hace hombres o mujeres”, se dejaba leer por su perfil respondiendo a estos mensajes de odio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y son ya muchas veces por las que Blas Cantó ha apostado por su vena reivindicativa. Lo vimos, por ejemplo, durante su participación en el programa de la docuserie de Rocio Carrasco, contar la verdad para seguir viva, donde, con un emocionante susurro pronunciado “Yo sí te creo” al final de una de sus actuaciones y sus palabras mencionando que “la historia de Rocío es la de muchas personas en nuestro país”, se mostró combativo frente al problema de la violencia machista.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También lo vimos con su rechazo a la polémica decisión de vacunar a la Selección Española de Fútbol para la Eurocopa, donde fue tajante afirmando que “#LosMayoresPrimero” y criticó que no se les hubiera ofrecido a ellos esa posibilidad para su participación en el Festival de Eurovisión. "A nosotros no nos vacunó nadie en una competición internacional. Ministerio de CULTURA Y DEPORTE”, escribió en Twitter criticando la prioridad del deporte en España por encima de la cultura.

Estas palabras incluso le llevaron a un enfrentamiento con Ana Rosa Quintana, que se mostró crítica con las afirmaciones de Cantó señalando que “él va solito” y “se pone en un escenario amplio” mientras que “los jugadores se chocan unos con otros y escupen”. Tras estas declaraciones, Cantó no dudó en publicar un tuit escribiendo “le llaman periodismo”, con el que hacía referencia indirecta a la presentadora de las mañanas de Telecinco.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A veces, Blas Cantó incluso no ha dudado en usar un lenguaje duro y mucho más tajante para responder a críticas y enfrentarse a los haters. Fue, por ejemplo, el caso de su defensa de Eurovisión frente a la política de Vox, Rocío Monasterio, a quien, el pasado noviembre, le respondió “lávense la boca para hablar de Eurovisión” ante una comparación en tono despectivo del festival con las pasadas elecciones de Estados Unidos, acción que también le condujo a un enfrentamiento directo con muchos tuiteros partidarios de las ideas de Monasterio.

Otro caso reciente ha sido su condena al asesinato homófobo de Samuel Luiz, al que mataron al grito de “maricón de mierda” en A Coruña. Cantó no solo mostró su repulsa en redes sociales, sino que usó su influencia y sus miles de seguidores para difundir las convocatorias a las diferentes protestas y manifestaciones que se convocaron en toda España, algo de lo que ni siquiera muchos artistas del colectivo LGTBI pueden presumir. Y es que Cantó antes que artista es persona. Y debería de ser un ejemplo a seguir.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente