TVE llega tarde al socorro de Blas Cantó en Eurovisión 2021

·5 min de lectura

Por Alberto Cano.- La participación de Blas Cantó en Eurovisión no está siendo un camino de rosas. El próximo sábado 22 de mayo se jugará la victoria frente a otros 25 países en la final del festival con su canción Voy a quedarme, una candidatura que ahora mismo se sitúa en las últimas posiciones de las apuestas. La poca trascendencia de su actuación durante los ensayos le ha pasado factura, aunque más allá de la nula efectividad de su propuesta sobre el escenario del Ahoy Arena de Róterdam, también hay que pararse a valorar la nula promoción que Televisión Española le ha dado a nuestro candidato en su camino al certamen.

Desde que Voy a quedarme fue elegida frente a Memoria en la gala de Destino Eurovisión del pasado mes de febrero, la cadena pública no volvió a molestarse en dar repercusión al ex-miembro de Auryn en su periplo eurovisivo. Es más, no ha sido hasta la semana del festival cuando TVE ha decidido activar su maquinaria de promoción para intentar levantar una candidatura que ya desde un primer momento fue calificada como poco competitiva. Y ni aun así parece haber generado repercusión alguna. De hecho, su actuación en diferido en The Dancer, la única que ha podido verse en el ente público desde febrero, ha pasado sin pena ni gloria.

Blas Cantó (EBU / ANDRES PUTTING)
Blas Cantó (EBU / Andres Putting, cortesía de Eurovisión)

Y es que Televisión Española, como en otras ocasiones, llega tarde a promocionar a su candidato a Eurovisión. Este año ha sido mucho más notorio que otros, puesto que hemos tenido a una cadena como Telecinco, que nada se le ha perdido en el festival, dando hueco al certamen en su docu-serie Rocio, contar la verdad para seguir viva o en Supervivientes con la presencia de varios representantes europeos, entre ellos Blas Cantó. Vimos a Gjons Tears de Suiza con su canción Tout L' Univers, a Barbara Pravi de Francia con Voilà, a Victoria de Bulgaria con Growing Up is Getting Old y a nuestro representante con Voy a quedarme.

Al contrario que Televisión Española, Telecinco parece tener bien en consideración la trascendencia del festival y usarlo para beneficio propio. Además, este gesto se percibía como un mensaje de “nosotros podríamos hacerlo mejor” hacia el ente público. Y desde la nula promoción de TVE y la única e inmemorable actuación que mostraron de Blas Cantó el pasado lunes 17 de mayo en The Dancer son el ejemplo perfecto de ello.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Más allá de llegar muy tarde a la promoción, también habría que mirar la nula efectividad de promocionar una propuesta íntima y personal como Voy a quedarme en la pequeña recepción de un formato en diferido como The Dancer. Si algo debe mostrar una candidatura eurovisiva es tener las tablas suficientes para impresionar a millones de espectadores en un escenario enorme como el Ahoy Arena, y sobre todo, para transmitirles la emoción de la propuesta, esta en concreto dedicada a la abuela de Blas que falleció por COVID el pasado 2020.

Y desde luego, grabar una presentación puramente guionizada, rodeado únicamente de los jueces de The Dancer, en un entorno reducido, con una ambientación luminosa nada adecuada para la canción, sin la emoción del directo, no ayuda a generar interés ya en plena semana del festival. Además, que Televisión Española emita esta actuación cuando Blas Cantó se encuentra desde hace una semana en Róterdam inmerso en ensayos y eventos eurovisivos, la hace aún más falsa e impostada.

Sería aceptable si esta fuera una pequeña promoción entre muchas otras, pero teniendo en cuenta que es la única presentación musical que hemos visto en TVE desde la gala de Destino Eurovisión, resulta inaceptable e incluso indignante este maltrato hacia nuestro candidato y el festival, sobre todo considerando los altos índices de audiencia que Eurovisión da a la cadena.

Estas últimas semanas se han podido ver reportajes en programas como Corazón, Saber Vivir y se ha realizado una cobertura de los ensayos de Blas Cantó desde varios espacios informativos. Además, TVE también organizó un encuentro con los medios previo a la partida del representante español a los Países Bajos. Sin embargo, juntar toda la promoción a unos días del festival es un error mayúsculo, puesto que todas las candidaturas en Eurovisión llevan meses con un trabajo promocional inmenso tras de sí. Y mientras que Francia o Italia han estado desde hace tiempo posicionándose como claras favoritas en las apuestas, al candidato español no le hemos visto siquiera en la televisión nacional.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este año ha sido muy latente la falta de un formato musical como Operación Triunfo en la candidatura a eurovisión. El fenómeno fan de OT y sus consecuentes buenos datos de audiencia llevó a Televisión Española a poner más empeño durante las candidaturas de Miki o Amaia y Alfred en 2019 y 2018. Fue, por ejemplo, el caso de los programas especiales Miki y amigos o Amaia y Alfred y amigos, donde dieron promoción a los candidatos en un formato musical que contó con la presencia de destacados rostros del mundo de la música. Sin embargo, resulta igualmente notorio que RTVE no entiende lo que implica un certamen como Eurovisión, al pensar que con ir con una buena canción y hacer una actuación en la final es suficiente para optar a hacerse con la victoria. Y no.

Obtener un buen puesto en Eurovisión conlleva trabajar una candidatura en todas sus vertientes, teniendo en consideración la canción, el artista, la puesta en escena y la promoción como un conjunto global que resulte atractivo a nivel europeo. Llegar en un último momento, presentar una escueta (y muy criticada) puesta en escena, dar una ínfima promoción en la semana del festival y desentenderte, da como resultado la triste odisea que Blas Cantó está viviendo en Róterdam tratando de cumplir el sueño por el que lleva luchando desde su participación en Eurojunior en 2004. Y es que ahora mismo parece que no hay ayuda posible que nos salve de no acabar en los últimos puestos.

Más historias que te pueden insteresar: