Blanca Suárez: ‘Ahora mismo estoy en un momento vital muy tranquilo’

·8 min de lectura
Photo credit: Ana Abril - Getty Images
Photo credit: Ana Abril - Getty Images

Se dice pronto, pero hace ya 15 años que "conocimos" a Blanca Suárez (Madrid, 1988). Las comillas hacen referencia a lo metafórico de la cuestión, porque fue a través de las televisiones de nuestros respectivos salones por donde se coló esta actriz, que comenzó su andadura interpretando a Julia Medina en la exitosa serie de 'El Internado'. Blanca llegó como un huracán al colegio Laguna Negra y, desde aquel arranque, bien podría ser esa la descripción de lo que ha sido (y está siendo, vaya) su carrera: un auténtico huracán.

Como era de esperar, años después le llegó el reconocimiento que merecía: la nominación en 2011 a un Goya como mejor actriz revelación, gracias a 'La piel que habito' (2011), de Pedro Almodóvar, y a partir de ese año la vimos en muchos y diversos proyectos, como en las series 'El Barco' (2011) y 'Las chicas del cable' (2016) o en películas como 'Los amantes pasajeros' (2013), de Pedro Almodóvar, 'Mi gran noche' (2015), de Álex de la Iglesia o 'El Bar' (2017), también de Álex de la Iglesia. Y estos son solo unos cuantos ejemplos, pues su no parar se traduce hoy en un imaginario que todos tenemos bien claro: si se trata de nombrar a una de las actrices españolas más reconocidas del país, ella está en la lista.

Esta mujeraza está apunto de cumplir 34 años y, ahora, que es cuando define su futuro a medio plazo como "tranquilo", los proyectos tampoco le faltan: acaba de estrenar en cines 'El test', de Dani de la Orden, "una película muy divertida, pero que también hace reflexionar sobre la naturaleza de los seres humanos", tal y como cuenta. En ella, comparte cartel con actores de la talla de Alberto San Juan, Miren Ibarguren, Carlos Santos y Antonio Resines, y hemos tenido la oportunidad de charlar con ella sobre este y otros proyectos, así como de su situación actual, sobre cómo lleva la treintena y cómo se presenta lo que 'se viene'.

Photo credit: Ana Abril
Photo credit: Ana Abril

¿Qué tal ha ido tu verano?

Ha ido bastante bien. He conseguido irme lejos y pasar un 'mesecito' bastante tranquilo. A veces, es bueno desconectar y salir un poco de tu ambiente normal para alejarte de tu vida, verla con perspectiva y volver con ganas.

¿Y te has traído alguna reflexión?

No especialmente. Sé que está bien emplear un tiempo en hacer reflexiones para una. Pero las vacaciones también son para descansar... de ti. Entonces, he descansado de mí misma (risas). Le doy muchas vueltas a las cosas y a la cabeza y demás. Ponerte 'en plan' encefalograma plano es necesario también, y eso es lo que he hecho.

Háblanos de tu próximo estreno: 'El test'

Es una película muy divertida, pero también hace reflexionar sobre la naturaleza de los seres humanos y cómo somos en realidad, me refiero a que: basta que te pongan en una tesitura que aparentemente es bastante absurda o banal –tal como la que se plantea en la peli– para que ahí salga nuestro verdadero ser. Y en esta película sale el verdadero ser de todos sus personajes. En general, es muy curioso vernos en diversas situaciones para saber cómo somos y de qué pie cojeamos... Nos podemos llevar sorpresas...

¿Dirías que estás en un buen momento vital?

Sí. Aunque no creo que haya estado en un mal momento de la vida en general. Yo creo que al final todo es como una montaña rusa que, si me apuras, incluso va por días. O sea, no nos levantamos igual un día que el día anterior. Así que, yo creo que siento felicidad a días y a momentos, pero vamos, que con estar tranquila..., me vale.

¿Cómo describirías el momento actual de tu carrera?

Como un momento sereno, la verdad, porque ha habido algunos de mucho estrés. Por suerte, hay proyectos, pero también hay una calma y por mi parte tampoco hay mucha ansiedad de hacer y de conseguir cosas o cubrir etapas o cosas así. Esta es una profesión en la que van apareciendo cosas, tú puedes provocarlas o buscarlas, pero también tienes que ser muy consciente de que hay una parte de "rendirse a lo que viene", que es inevitable, porque normalmente las decisiones en nuestro curro no las tomas tú: piensan en ti y te proponen. Yo creo que estoy como en una especie de cambio de etapa o acercándome a algo... Ya no tengo 20 años y supongo que me aproximo a algo que no sé muy bien qué es, pero estoy creciendo.

Dices que ya no tienes 20 años, ¿qué tal estás llevando la treintena?

Pues la verdad es que bastante bien. Yo no soy de las que cumplió 30 y de repente le dio como un 'shock'. Tengo más ahora que cuando cumplí 30, de repente, en octubre hago 34. Y ves que avanzas y que ya no tenías ayer 29. Es un momento raro. También es verdad que los 20 de ahora... las veo más mayores que cuando yo los tenía, nos dan mil vueltas a los que tenemos 10 o 12 años más.

Y ¿qué crees que pensaría la Blanca de 16 años de lo que has conseguido hasta ahora?

Fliparía. Creo que se sorprendería bastante. Pero no por la cosa de "qué fuerte, era mi sueño", sino por llevarse una sorpresa absoluta, porque al final la vida se fue hacia allá. Con 16 no tenía ni 'flowers' de nada. No me proyectaba con 34, pero vaya, yo creo que aquella Blanca estaría en plan: "Qué fuerte todo lo que te ha pasado".

Llevamos dos años bastante surrealistas, ¿de qué manera te ha afectado el contexto actual?

Considero que quien diga que no le ha cambiado esto, que no le ha supuesto, por pequeño que sea, algún cambio en su vida, es imposible. Pero yo lo estoy viendo más a largo plazo. Cuando empezó toda esta locura "no me volví loca", pero sí ha dejado un poso grande de miedos y de cambios en la forma de relacionarnos con el mundo, con la gente, la forma en la que gestionas el estar con mucha gente o con poca, el hacer muchos planes a largo plazo...

Si te paras a pensarlo, ¿qué supone para ti ser una de las actrices más conocidas del país?

Es que creo que uno no es muy consciente de esto, porque al final, como llevas currando tanto tiempo y las cosas van sucediendo tan poco a poco y no ha sido algo como: "Hago este trabajo y de repente... toma", ha sido como poco a poco, es algo con lo que he ido conviviendo. Luego, también, mi vida es bastante cerrada, en el sentido de que mi círculo es el que es. Va entrando gente nueva y tal, pero no soy muy consciente.

Eso es también bueno a nivel de salud mental, ¿no?

Sí, claro, desde luego.

Photo credit: Ana Abril
Photo credit: Ana Abril

¿Cuáles dirías que han sido tus mejores experiencias laborales?

Una de las mejores cosas de esta profesión es que te ves en situaciones a las que, a lo mejor, si no te dedicaras a esto, no accederías, ni vivirías situaciones 'random' o especiales. Por ejemplo, recuerdo que una vez abrieron la Alhambra solo para nosotros, para rodar a las 5am, y vimos amanecer desde ahí. O sea, eso de ir a localizaciones a las que solamente puedes acceder, por ejemplo, en un helicóptero a una hora, o entrar en sitios que solamente te abren porque vas a hacer un rodaje, porque eres tú, y que además les encanta enseñarte... Es increíble. También tienes la posibilidad de viajar por el mundo y conocer a gente que solo has visto en revistas o que sigues desde muy pequeña... Así que, me quedo con eso.

Algo más banal... te has dejado flequillo, ¿por algo en concreto?

Porque estaba aburrida como una ostra. ¿Sabes esa sensación de mirarte al espejo y dices: me aburro? Hacía mucho que no cambiaba de 'look', también, y dije: por qué no. Y me lancé a cortarme el flequillo.

Photo credit: Ana Abril
Photo credit: Ana Abril

Te abriste TikTok hace poco, ¿por qué crees que deberías estar presente en esta 'app'?

Por cotillear, absolutamente. No creo que sea yo carne de TikTok, pero ahí está. Me gusta más Instagram, aunque todo es bastante adictivo.

Precisamente por eso, y por cuestiones de salud mental, hay muchos artistas que abogan por alejarse de las redes, ¿tú has pensado en hacerlo alguna vez?

No. Lo que hago es aprender a convivir con ellas. Si las tratas como una herramienta de trabajo o de comunicación..., bien, pero claro, son peligrosas. Y de eso te das cuenta, sobre todo, si un día se te olvida el móvil en casa o eres consciente de que recurres a él en general y a las redes sociales en momentos de aburrimiento. O sea, no porque vayas a ver algo, es que ni siquiera lo abres con ganas de ver. Es que lo abres porque no puedes esperar dos minutos mirando al horizonte o no puedes montarte en un taxi sin abrir el teléfono. Y ves las cosas y ni siquiera prestas atención. Si lo piensas, es un poco 'heavy'. Y luego también porque afecta en tu visión sobre ti misma...

¿Qué esperas de este último trimestre del año?

Pues cerrarlo muy bien. La cosa va muy tranquila. Yo busco ubicarme, ha sido un verano muy desconectado. Creo que hay que volver a centrarse y sí, hay proyectos. Estrenaremos en octubre 'El cuarto pasajero', de Álex de la Iglesia. Y nada, me apetece coger el ritmo porque he visto las cosas con perspectiva. También te colocas en otro lugar, ves a la gente que viene, entonces, tú te colocas también en otro sitio. La intensidad la traen ellos...

¿Qué propósitos tienes para septiembre?

Ninguno especialmente, ¡seguir fluyendo!

Peluquería y maquillaje: Natalia Belda
Asistente de fotografía: Nano Hernández
Asistente de estilismo: Rubén Cortés
Producción: Marta Sánchez