Blanca Suárez: así ha sido su evolución física

·5 min de lectura
Photo credit: @Blanca_Suarez/Instagram
Photo credit: @Blanca_Suarez/Instagram

Blanca Suárez, ¿qué decir sobre ella que no se sepa ya? La mayoría de nosotras descubrimos su rostro hace más de quince años -se dicen rápido- con su gran debut en la pequeña pantalla interpretando a Julia Medina en la popular serie de El Internado y, desde ese instante, no ha salido de nuestro radar. Lo raro sería lo contrario; con su intachable carisma, la intérprete madrileña no ha cesado de constatar en los últimos años, a través de sus rutinas y buenos hábitos compartidos en redes sociales, ser una seguidora acérrima del mundo fitness.

De hecho, tan solo hay que ver su espectacular y más que trabajada silueta para corroborar su pasión, una y otra vez, alejándola de ese concepto tan manido como es el postureo. Aunque, curiosamente, no cesa de protagonizar un sinfín de titulares fruto del grado de tonificación que posee su cuerpo. En especial, sus increíbles y más que definidos abdominales que no cesan de dejarnos boquiabiertas.

Un dato completamente comprensible si has visto alguna de sus últimas rutinas, a fin de cuentas, como ya te confesábamos, nosotras seguimos sin aliento tras ver (y probar) su espectacular entrenamiento extremo full body responsable de quitarnos el hipo o, para las que buscan algo más del día a día, su increíble rutina en casa bajo las directrices de la entrenadora personal, Crys Dyaz. Sin palabras, ¿verdad?

No obstante, pese a que la inmensa mayoría ya estamos acostumbradas a verla posar con su actual silueta (y sus muchos cambios de look en el terreno capilar), como ya te adelantábamos, su cuerpo no siempre estuvo tan firme y fibrado como se ve en sus últimas instantáneas compartidas. Aunque, en sus looks -al igual que en la mayoría de los nuestros-, el tiro alto siempre prevalece, enfatizando más su silueta.

La realidad es que Blanca, que siempre ha tenido una figura ciertamente esbelta, ha potenciado y activado sus músculos a través de infinidad de rutinas y ejercicios que, desde hace años, compagina con sus proyectos profesionales logrando ese impoluto resultado.

Una dedicación que, más allá de favorecer a su increíble evolución física, le ha llevado a ser capaz de cumplir con uno de sus grandes objetivos fitness compartidos: ¡tener unos abdominales de escándalo! Mientras realiza una de las actividades más enriquecedoras para ella, una que le permite desconectar de su agenda y reconectar consigo misma, como ella misma reflexionaba en la publicación. Y, visto lo visto, damos fe de que lo ha cumplido. Vamos, que si lo ha cumplido. Sin embargo, no ha sido una camino fácil.

Blanca Suárez: el paso a paso de su evolución física

Como dictábamos, la actriz siempre ha lucido una silueta de lo más envidiable. Tan solo hay que recordar como hace, aproximadamente, unos cinco años protagonizó un número de nuestra revista, Women’s Health, con un desnudo integral donde buscaba visibilizar la normalidad de todos los cuerpos indistintamente de tener o no curvas.

De hecho, partiendo de esa premisa, la actriz que lleva bastantes años bajo la experiencia y la tutela fitness, por decirlo de alguna manera, de la popular entrenadora personal, Crys Dyaz, no se cansa de repetir que, para ella, el deporte es una vía -más allá de las necesidades físicas que puedan tener sus personajes- de desconexión, una vía para conectar cuerpo y mente y que si, además, le permite lucir esos ‘abs’ de escándalo pues ¡bienvenidos sean!

Aunque, todo hay que decirlo, los duros entrenamientos de fuerza o, simplemente, sus sesiones ideadas a base burpees, los hip thrust o los box jumps (o saltos de cajón), no han sido los únicos responsables de su innegable evolución física.

Como siempre ha mantenido, Blanca Suárez es una apasionada del deporte y, por ello, en estos quince años no hemos parado de verla probar todo tipo de disciplinas con las que ha logrado esa tonificación. Y sí, pese a su ajetreada agenda, le hemos visto practicar innumerables ganchos y golpes en clases de boxeo, deslizarse con absoluta elegancia sobre la nieve en sus esquís, mantener el equilibrio sobre la tabla de surf e, incluso, ¡le hemos visto practicar snorkel en las playas de Cancún! ¿Hay algún deporte que se le resista? Visto lo visto, lo empezamos a dudar.

Y es ese cómputo de actividades físicas el responsable directo de la actual tonificación de sus músculos y, por supuesto, de la limpia definición en la zona de los oblicuos. Aunque, como se suele decir, tan solo hay que verlo.

Photo credit: @Blanca_Suarez/Instagram
Photo credit: @Blanca_Suarez/Instagram

La otra gran clave en la transformación de Blanca Suárez: su dieta

En numerosas entrevistas, la artista ha declarado, con la naturalidad que le caracteriza, no seguir ninguna dieta. Y pese a que en más una ocasión ha afirmado que la pasta es su pequeña perdición, Blanca siempre ha señalado intentar seguir un equilibrio saludable con lo que tiene en la nevera.

A excepción, por supuesto, de los desayunos. Sí, esa comida que -en contra de los consejos healthy- la inmensa mayoría nos saltamos a cambio de alargar unos minutillos más la alarma o cumplir el ayuno intermitente trazado, es el disfrute culinario de Blanca Suárez.

Los zumos o smoothies de verduras o frutas no fallan en sus despertares que, dependiendo del día, acompaña con unas tostadas untadas en aguacate, con huevos o con algún otro manjar.

Así, con una correcta alimentación junto a la rutina, si ese día le toca entrenar, no solo consigue aumentar su energía (necesaria para afrontar su día a día) sino que nutre y proporciona a su cuerpo alimentos ricos en fibra que, también, favorecen a potenciar esos increíbles músculos que, actualmente, luce por todo lo alto.