Blanca Suárez confiesa lo que hay detrás de una foto bonita de Instagram


No todo es cuestión de filtros. 

Cada vez que nos ponemos delante de Instagram a ver nuestro timeline sentimos un poquito (o un muchito) de envidia. Esas fotografías que nos llevan a lugares de ensueño, con las que nos entra el hambre por la pinta tan buena que tiene un plato o simplemente las que hacen que deseemos con todas nuestras fuerzas una prenda o un complemento que hemos visto lo bien que queda en la foto. 

Lo que muchas veces no nos damos cuenta es de todo lo que hay detrás hasta que nosotros vemos el resultado final: buscar un paisaje bonito, vestirse con el look adecuado, encontrar la pose perfecta, dar con un buen tiro de cámara, elegir el filtro que pasarle... son muchas las cosas en las que hay que pensar antes de dar a "publicar" en nuestro perfil

Prueba de ello ha sido la última imagen que Blanca Suárez ha compartido con sus seguidores que, pese a su idílico resultado, esconde una historia detrás:

La actriz ha confesado que justo después de que le hicieran esta foto durante su viaje a China se dio cuenta de que había metido la mano en el río "entre algas extrañas y restos de cosas. Cosas muuuuy raras. Muy agradable todo. Ahora, la foto quedo monísima", escribe divertida en su cuenta de Instagram. 

Gracias Blanca por obsequiarnos con un baño de realidad y darnos cuenta de que no todo es tan poético como parece...