'Black Phone' es la nueva sensación de terror para los amantes de Stephen King

·4 min de lectura

Encontrar referencias nostálgicas a clásicos del cine es cada vez más frecuente, puesto que hay toda una mina de oro en los buenos recuerdos del pasado de los espectadores. No hay más que ver que la cartelera de los cines vuelve a estar repleta de sagas y títulos míticos de los 80 y 90, como es el caso de Jurassic World: Dominion, Top Gun: Maverick o incluso Lightyear, el spin-off de Toy Story.

Aunque vista desde fuera no sea tan obvio, otro caso bastante claro es el de Black Phone, la nueva película de terror de Scott Derrickson, director de la escalofriante Sinister, que se adentra en una historia de horror sobrenatural remitiendo a lo mejor del género de épocas atrás. Y con lo mejor del género, me refiero a saber mezclar su propia esencia con la de relatos tan recordados y admirados por todos como los de Stephen King, cuyo alma se adueña de la pantalla.

Vance Hopper (Brady Hepner) y Finney Shaw (Mason Thames) en 'Black Phone' (© 2022 UNIVERSAL STUDIOS. All Rights Reserved.)
Vance Hopper (Brady Hepner) y Finney Shaw (Mason Thames) en 'Black Phone' (© 2022 UNIVERSAL STUDIOS. All Rights Reserved.)

Leyendo los créditos de la película no debería ser nada extraño, puesto que Black Phone es en verdad una adaptación de un relato corto de Joe Hill, el hijo del mismísimo Stephen King que siguió los mismos pasos de su padre centrándose en cuentos y novelas cortas de terror. Este en concreto fue uno de sus primeros escritos publicados en 2005, en el libro Fantasmas (20th Century Ghosts). En él se nos narra las misteriosas desapariciones de varios jóvenes en la localidad estadounidense de Galesberg, donde un psicópata los está secuestrando y torturando hasta la muerte en su sótano. Finney, el protagonista de este relato, se enfrentará a esta situación con una ligera diferencia: un viejo teléfono le sirve de contacto con los fantasmas de sus amigos asesinados y podrá enfrentarse al temible villano con ventaja.

La historia juega exactamente en la misma línea de cualquier texto de King, la de una representación alegórica del lado oscuro del ser humano y la sociedad. No solo lo vemos en su temible e icónico villano interpretado por Ethan Hawke, también en la cotidianidad que impregna las historias de los jóvenes protagonistas, donde temas como el crecimiento en ambientes hostiles, el enfrentarse a sus propios demonios o el poder del apoyo y la amistad entran a impregnar el relato.

Es inevitable pensar en películas o libros como It (Eso), puesto que el malvado personaje de Hawke viene a funcionar como una especie de Pennywise. Además, a nivel estético Black Phone no oculta sus reminiscencias y trata de presentar sus escenarios y personajes de la misma forma que aquel clásico, remitiendo a los ambientes suburbanos de Estados Unidos y reincidiendo en su toque oscuro y perturbador.

Ethan Hawke caracterizado como el villano de 'Black Phone' (© 2022 UNIVERSAL STUDIOS. All Rights Reserved.)
Ethan Hawke caracterizado como el villano de 'Black Phone' (© 2022 UNIVERSAL STUDIOS. All Rights Reserved.)

Pero lo mejor es que en ningún momento sientes que se trate de una copia o intento desesperado de emular el buen nombre de esta historia, porque, a pesar de las referencias visuales y aunque su villano funcione como otra representación suprema del mal en la sociedad poniendo a los personajes contra las cuerdas de sus propios miedos, la película consigue tejer personalidad propia con muy buen resultado.

Esto es gracias a la labor tras las cámaras del director Scott Derrickson, quien goza de una buena reputación dentro del terror gracias a sus trabajos previos en Sinister, El exorcismo de Emily Rose o Líbranos del mal, por no hablar de su experiencia con el buen espectáculo blockbustero en cintas como Doctor Strange de Marvel. Y esto es notorio, porque lo bien que logra tejer la atmósfera de Black Phone, jugar con los elementos de horror que tiene a sus manos y exprimir al máximo las posibilidades del relato logra mantenerte en vilo durante sus casi dos horas de metraje. En este aspecto recuerda mucho a Sinister, a ese toque tan macabro que se conseguía con los vídeos en Super 8 de los asesinatos, solo que aquí recurriendo a las terroríficas y sugestivas llamadas telefónicas entre fantasmas que ponen la piel de gallina.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

En lo único que creo que patina es en su intento de mezclar varios géneros, ya que hay algunas pinceladas de humor que a ratos entorpecen la narración, rompen la atmósfera y te sacan por completo de la película. También pienso que Ethan Hawke no atina del todo en su interpretación, llevando tan al extremo los tics de villano psicópata hasta el punto de caer en la sobreactuación. Y otro problema, más relativo a la promoción que a la propia película, es el hecho de que en su tráiler se revele todo el desarrollo de la trama, incluido el final.

Pero fuera de estos detalles, no se puede negar que Black Phone apunta a ser una de las sensaciones de terror del año, tanto en la ejecución de su terror, en sus reminiscencias a maestros como Stephen King como en ofrecer un escalofriante y angustioso entretenimiento que no dejará indiferentes a los amantes del género.

'Black Phone' se estrena en cines el viernes 24 de junio.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente