Bizarrap Music Session 23 con Paulo Londra y por qué ha partido internet

·4 min de lectura
Photo credit: YouTube
Photo credit: YouTube

Paulo Londra era, hace 3 años, la mayor promesa de la música latinoamericana. Con solo 19 años, el argentino se disparó a los primeros puestos de todo lo imaginable con sus primeros trabajos, alcanzando límites impensables para muchos veteranos. Tras sus comienzos en el freestyle, el joven mezclaba música urbana, pop, trap y rap con letras personales y ritmos pegadizos. El resultado fue que temas como Nena maldición o Adán y Eva superaran los mil millones de reproducciones en Youtube, algo que ningún artista argentino había logrado hasta el momento. Era, para que desde España quien no lo conozca se haga una idea, la Rosalía de argentina tras El mal querer.

Sin embargo, Paulo Londra volvió el mes pasado tras casi tres años de inactividad. El desastre de esta ausencia era un conjunto de cosas, tanto personales como profesionales. Sin embargo, por encima de todo estaba un conflicto legal que ya ha resuelto, uno que le impedía sacar música. Repetimos, una de las mayores promesas de la música mundial no podía sacar música.

Paulo Londra se encontraba en un conflicto legal con su compañía disquera, Big Ligas. Con esta firmó un restrictivo acuerdo que le impedía publicar música de manera independiente hasta 2025. El artista, de por entonces 19 años, afirmó que fue engañado para firmar un contrato, perdiendo el control de su carrera de manera absoluta, y que la discográfica tenía el 70% de sus derechos de nombre y de sus canciones.

Vamos, fue algo así como lo de Taylor Swift y Scooter Braun, pero contra un chico que acaba de empezar en la música. Finalmente, 3 años antes de ese 2025, las partes han conseguido llegar a un acuerdo liberando a Paulo Londra y su música, que regresaba con el single Plan A hace poco más de un mes. Sin embargo, la historia se complica con la entrada en escena de Bizarrap.

En ausencia de Londra podemos decir que el productor y DJ argentino se ha convertido en la figura más importante de la música del país de Maradona y Messi. Al fin y al cabo, decíamos que la Music Sessions 49 que sacó con Residente llegaba al top 2 mundial en Spotify, un récord para argentina. Bizarrap ha sido fundamental en el nacimiento o la consolidación de carreras de grandes nombres como Nathy Peluso, Nicki Nicole, Tiago PZK o Trueno. Pero sus famosas Music Sessions tenían un misterio, iban por el número 49, de Residente, pero se saltó el número 23, de Jordan... Y Londra.

Los rumores llevan sucediéndose meses, si no años. Pero fue ayer cuando se confirmó que esta Music Sessions 23 era para Paulo Londra, guardada hasta el momento de su libertad. Así, como quien sabe de su potencial, Londra y Bizarrap proponían un reto a internet, 23 millones de comentarios y colgarían al fin la esperada canción.

23 millones de comentarios que eran, nada más y nada menos, que un reto que situaría el post como el segundo más comentado de la historia de Instagram (el primero supera los 40 millones pero huele de lejos a bots). Ellos se planeaban conseguir el número en unos tres días, pero no tardaron ni medio. El tema llegaba primero a Spotify, pero parecía tener problemas en Youtube, donde tardaba más de un hora extra en subirse. Todo Twitter se quería ir a la cama, todos los streamers esperando para reaccionar al mismo calentaban café. Todo el mundo esperaba y nadie se acostaba cual final de la NBA como si esa camiseta de los Bulls de Londra fuese un presagio.

Al final, como era de esperar, el tema ha resultado ser lo de menos y es que en casos como este el contexto es tan poderoso que eclipsa y eleva la música al mismo tiempo. Más allá del mismo, más íntimo de lo la mayoría esperaba, como si fuese una especie de rap balada repleta de tiraera contra la discográfica y los medios, lo que queda es un pequeño gran triunfo a la libertad artística. También el gesto de amistad y compadreo de un músico a otro, y su paciencia esperando años para soltar un producto de asegurado éxito en el momento justo. Por eso muchos se quedaron como Paulo Londra, que no podía evitar soltar lágrimas mientras sus letras hablaban como un tipo duro. Y no, no es una contradicción.

Nosotros, como ya es habitual nos quedamos con la reacción de Ibai, como siempre, un poco la de todos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente