Bitcoin cae mientras la “operación de la Fed” eleva las acciones de EE. UU.

A menos que hayas vivido bajo una roca durante más de un año, es bien conocido que la venta de activos de riesgo, como las acciones de Estados Unidos y bitcoin (BTC), y la compra de dólares estadounidenses (USD) frente al yen japonés (JPY) han sido algunas de las apuestas macroeconómicas más populares desde el comienzo del 2022.

Read this article in English.

En las últimas semanas, los inversores han estado reevaluando su compromiso con las conocidas operaciones agresivas de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) y han vuelto a apostar por los activos de riesgo —excepto bitcoin— gracias a la narrativa de la inflación máxima y al hecho de que el banco central estaría insinuando moderar el endurecimiento de liquidación a partir de diciembre.

El S&P 500, el índice de equidad de referencia de Wall Street, subió 16% en menos de dos meses y cotizó por encima de la media móvil de 200 días por primera vez desde principios de abril. La relación entre USD y JPY, a menudo denominada apuesta turbo por las políticas de la Fed y las tasas de Estados Unidos, cayó 11% hasta su media móvil de 200 días. El índice del dólar, que rastrea su valor contra las monedas fiduciarias más importantes, también cayó por debajo de su media de 200 días.

Sigue a CoinDesk en Español.

El rendimiento de los bonos de Estados Unidos ha descendido bruscamente desde los máximos anuales, lo que validó la narrativa de la inflación máxima y la subsecuente reactivación del riesgo en los mercados de equidad y divisas.

Sin embargo, pareciera que bitcoin se desvinculó de la evolución macroeconómica y de los mercados tradicionales. Al momento de publicación, la principal criptomoneda por valor de mercado cotizaba a US$17.340, o también puede decirse que cotizada con una baja de 22% respecto de su media móvil de 200 días.

Esto demuestra que la insolvencia de FTX no podría haber llegado en peor momento para bitcoin y el mercado de criptomonedas en general.

“Históricamente, las acciones (de Estados Unidos) y las criptomonedas han tenido una estrecha relación. Si no hubiese ocurrido el colapso de FTX, hoy bitcoin podría estar cotizando a US$29.000 en lugar de US$17.200 (o 69% más)”, dijo Markus Thielen, jefe de investigación y estrategia del proveedor de servicios de criptomonedas Matrixport.

“Si el mercado puede superar lo que pasó con FTX, estos precios todavía podrían alcanzarse”, agregó Thielen.

El gráfico muestra que bitcoin cotiza a la baja en su media móvil de 200 días. El S&P 500 superó su media de 200 días en medio de una caída del índice de dólar (DXY). (TradingView/CoinDesk)
El gráfico muestra que bitcoin cotiza a la baja en su media móvil de 200 días. El S&P 500 superó su media de 200 días en medio de una caída del índice de dólar (DXY). (TradingView/CoinDesk)

El mes pasado, bitcoin cayó a US$15.480, su mínimo de dos años.

El índice del dólar llegó a su máximo y luego bajó a finales de septiembre, tras haber subido alrededor de 20% en los primeros nueve meses del año. Luego del cambio bajista del dólar, el S&P 500 llegó a un piso a mitades de octubre.

El impacto de la insolvencia de FTX disminuye

La reciente actividad de mercado de bitcoin sugiere que lo peor de la insolvencia de FTX podría haber pasado. La criptomoneda más importante aumentó 4% la semana pasada, a pesar de que el destacado prestamista de criptomonedas BlockFi se declaró en quiebra.

“Hay indicios de que el aluvión de malas noticias de las últimas semanas está teniendo un menor impacto sobre el rendimiento de las criptomonedas, incluso si el contexto completo por la incertidumbre no ha sido estimado”, afirmó Coinbase Institutional en una nota semanal y llamó la atención sobre la reciente moderación en el sentimiento negativo de las opciones de mercado.

El skew de opciones de venta y compra de bitcoin de un mes, que mide la prima que los inversores pagan por las opciones de compra fuera del dinero (OTM, por sus siglas en inglés) versus las opciones de venta OTM, rebotó a -9% desde los -29% del 13 de noviembre.

Las opciones de venta brindan protección contra las caídas de precios, mientras que las de compra ofrecen un seguro contra las corridas alcistas.

El skew se ha recuperado desde los mínimos de noviembre e indica una moderación en el sentimiento negativo. (Amberdata)
El skew se ha recuperado desde los mínimos de noviembre e indica una moderación en el sentimiento negativo. (Amberdata)

La recuperación sugiere que el punto máximo del ciclo de temor se ha desvanecido. Por lo tanto, los inversores de criptomonedas ahora ya podrían enfocarse en el mejorado entorno macroeconómico y en el restablecimiento del riesgo en los mercados tradicionales.

Una pregunta válida es si la última reactivación del riesgo en los mercados tradicionales será duradera, dado que la economía de Estados Unidos se está dirigiendo a una recesión. La situación identificada por contracciones trimestrales consecutivas en la tasa de crecimiento no parece propicia para los activos de riesgo.

La curva invertida de rendimiento se considera ampliamente como un indicador anticipado de una recesión económica pendiente. (AlpineMacro/Geo Chen)
La curva invertida de rendimiento se considera ampliamente como un indicador anticipado de una recesión económica pendiente. (AlpineMacro/Geo Chen)

Sin embargo, una recesión podría resultar ser una bendición disfrazada, según un análisis del trader macroeconómico Geo Chen.

“La Fed está endureciendo demasiado en una recesión que probablemente ya comenzó, y es posible que esto conduzca a una tendencia a la baja de la inflación que será más consistente de lo que muchos esperan”, afirmó Chen en una publicación de Substack del 22 de noviembre.

“Este año, el mayor impulsor de los precios de los activos han sido los rendimientos y la inflación, así que una tendencia a la baja de los rendimientos debería ser una ventaja para los precios de los activos y lograr que el próximo año parezca un espejo de este”, agregó Chen.

Este artículo fue traducido por Natalia Paulovsky.