Bisbal y Elena Tablada: la ‘guerra’ judicial que no termina

Su separación se producía hace más de ocho años, pero parece que a la batalla judicial entre David Bisbal y Elena Tablada aún le quedan algunos rounds más. Una vez solventado el acuerdo de divorcio y cuando parecía que las aguas se habían calmado entre la expareja, a comienzos de este año, en febrero, se volvían a ver las caras ante un juez. El intérprete de ‘Ave María’ pedía entonces a la madre de su primera hija que no utilizara a la niña de 9 años como reclamo publicitario y que además eliminara cualquier imagen de ella o de su marido, Javier Ungría, con la menor en las redes sociales.

David Bisbal antes de uno de sus conciertos (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Hace tan solo unos días, Bisbal y Tablada regresaban una vez más al juzgado de Alcobendas para resolver el contencioso que siguen manteniendo por este motivo y el almeriense hablaba en exclusiva para Diez Minutos. “Ya sabéis que a mí no me gusta mucho hablar de estas cosas ni dar detalles, pero creo que precisamente por eso se aprovechan para decir mentiras, ¿no? Pero aquí lo que realmente importa es que hable la justicia para favorecer a mi hija y, sobre todo, que se la proteja y se la defienda de sus derechos de intimidad”, aclaraba.

El artista se queja de que Tablada haya comentado hace unas semanas a través de Instagram que era David el que “provoca y filtra” las sentencias a la prensa. “No sé quién ha filtrado esa información, pero siempre baila a ritmo de quien la filtra. No hay ninguna multa, las fotos están ahí y es mi hija. La protección se demuestra en que las actuaciones jurídicas que yo interpongo no están en la prensa y las de la parte contraria sí”, comentaba Elena.

“Yo os tengo que recordar que la única que habla en la tele y, que incluso gana dinero, es ella. Y hablando de la niña, precisamente. Y voy a volver a recordar una cosa muy importante: Elena está mintiendo. Os está diciendo a vosotros que yo le estoy prohibiendo que suba fotos de la niña. Eso no es cierto. Yo no le estoy diciendo eso. Yo lo que le estoy diciendo es que ponga fotos de la niña siempre y cuando le tape la cara y que no la asocie a marcas comerciales, porque la única que saca beneficio es ella. Eso es lo único y es lo que la Justicia ha dicho. Nada más. Ya depende de vosotros darle más juego, porque realmente os está engañando”, respondía David a la citada revista, sin tapujos y sin querer hacer más declaraciones al respecto.

Mensajes cruzados

Pero esta no es la primera vez (y parece que no será la última) que Bisbal y Elena cruzan declaraciones sobre este asunto, ya sea en los medios de comunicación o a través de las redes sociales. El julio pasado, después de que David solicitase la resolución judicial y su ejecución inmediata porque, según él, se estaba incumpliendo el acuerdo al que había llegado en abril para no publicar más fotos de la pequeña Ella, Elena publicaba una imagen en su perfil de la red social en la que aparecía su mano entrelazada con la de su hija y un rotundo mensaje: “Nos podrán querer ocultar, pero nunca nos podrán separar”.

Y es que en mayo, Elena había publicado otra instantánea junto a la niña del día de su boda con Javier Ungría, que iba acompañada de un texto con el que no hacía falta añadir nada más para saber su opinión sobre la actuación de su ex: “Hoy me siento agradecida a pesar de haber tenido que atravesar algunos acontecimientos judiciales. Estoy agradecida a la justicia de este país, porque realmente ha sido justa. La mejor manera de proteger a mi hija es no seguir haciendo declaraciones falsas y destructivas y dejar de mandar comunicados sobre este proceso para justificarse. Quedó acreditado que todas las acusaciones de que yo como madre mercadeé, comercialicé o negocié con mi hija son falsas, con la gravedad de ese desafortunado comentario, esto le hace más daño a mi hija que una foto compartida por su madre”.

La diseñadora añadía, en clara referencia a Bisbal y su demanda: “Por suerte no tendré que eliminar ninguna publicación de ella como se pidió, podré seguir hablando de ella (como hace cualquier madre) y seguiré protegiéndola como he hecho hasta ahora para que pueda crecer con la misma normalidad que se merece cualquier niño, sea el hijo de quien sea. Al final es de lo que trata la vida, de poder ser natural para poder vivir normal... Igual de normal como que yo seguiré refiriéndome al padre de mi hija por su nombre, sin ningún prefijo tal como “Sr. y su apellido”. Nos une Ella de por vida y merece sentir que nació del cariño que un día se tuvieron sus padres y que hoy se tienen respeto, al menos por mi parte. Luchen por sus hijos, defiéndanse, no tengan miedo”.

En agosto, Elena volvía compartir una foto junto a su hija durante las vacaciones familiares en Ibiza, eso sí, con su carita pixelada, como ha hecho en cada post con la niña siempre. Y pocos días más tarde, David hacía lo mismo publicando una instantánea con su hija junto a Rosanna Zanetti y su hijo, el pequeño Mateo, todos de espaldas y listos para disfrutar de la feria de Almería. Así las cosas y tras su último encuentro y las palabras de David Bisbal parece que esta pelea en los juzgados no ha hecho más que comenzar.