Bill Gates advirtió del riesgo de coronavirus en 2015

Bill Gates lleva tiempo advirtiendo de la amenaza de enfermedades a nivel mundial (Imágenes: Getty).

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, hizo sonar las alarmas sobre la enorme amenaza de una pandemia mundial en 2015 e hizo un llamamiento al mundo entero para que se preparase para afrontar una enfermedad tremenda como si lo hiciera para una guerra.

El multimillonario de la tecnología dijo que la crisis del ébola sirvió para llamar la atención del mundo para que actúe frente al riesgo de una pandemia. Una pandemia se produce cuando una epidemia se extiende por diferentes países.

“La OTAN hace simulaciones de guerra para comprobar que las personas estén bien entrenadas y preparadas. Ahora necesitamos simuladores de gérmenes”, dijo.

“No necesitamos acumular latas de espaguetis o bajar al sótano, pero tenemos que ponernos en marcha”, dijo. “No tenemos el tiempo a nuestro favor”.

Gates ha avisado varias veces sobre los virus

Reiteró su llamamiento en 2018 con la advertencia de que una pandemia de gripe podría aniquilar hasta 33 millones de personas en todo el mundo durante los próximos seis meses, para lo cual citó investigaciones del Instituto del Modelado de Enfermedades. 

La gripe de 1918 mató entre 50 millones y 100 millones de personas en todo el mundo, más del total de víctimas de la Segunda Guerra Mundial. 

El nuevo coronavirus, que puede causar neumonía, se ha cobrado 170 vidas de un total de 7.700 casos en China. Las autoridades sanitarias han encontrado casos en China, Tailandia, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos y Australia.

En el caso de las amenazas biológicas, está faltando este sentido de la urgencia”, dijo Gates en 2018 apuntando al riesgo de una enfermedad que se propague de forma deliberada. 

“Esta preparación incluye plataformas de simulaciones, juegos de guerra y ejercicios de preparación para que podamos entender mejor cómo se propagan las enfermedades y cómo lidiar con respuestas como la cuarentena y la comunicación para reducir al mínimo posible el pánico”.

Personas con máscaras en la calle en Hong Kong el 30 de enero de 2020. (Foto de Yat Kai Yeung / NurPhoto a través de Getty Images)

A principios de enero de 2019, menos de un año antes del brote de coronavirus, Gates dijo que seguía sin dormir por el riesgo de una epidemia mundial.

Dijo que si bien lo que ocupa los pensamientos de la gente “con razón” es el cambio climático y el terrorismo, el único evento que puede causar la muerte de “decenas de millones de personas en poco tiempo” es una epidemia mundial.

Gates dijo que consideraba a la gripe como la mayor de las amenazas, dada su capacidad de propagarse por el aire. 

La Fundación Bill & Melinda Gates anunció el domingo que se comprometería a destinar 10 millones de dólares en “fondos de emergencia” para ayudar a los que están en la primera línea de fuego a contener la propagación del coronavirus y ayudar a los países africanos a que desarrollen sus protecciones.

La simulación de coronavirus mata a 65 millones de personas

El año pasado el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill & Melinda Gates y el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud realizaron una simulación de un brote de coronavirus que se transmitía de murciélagos a cerdos, luego a personas y finalmente a otras personas. 

Siguiendo el modelo del SARS, la simulación sugirió que podrían morir 65 millones de personas en los próximos 18 meses. 

Una simulación del riesgo de coronavirus realizada el año pasado dio resultados espantosos (Imagen: Getty).

“La próxima pandemia grave no solo causará grandes enfermedades y pérdidas de vidas humanas, sino que también podría desencadenar un torrente de importantes consecuencias económicas y sociales que podrían contribuir en gran medida al impacto y sufrimiento en todo el mundo”, dijo el grupo en un comunicado el 17 de enero de este año. 

“Los esfuerzos para evitar estas consecuencias o responder a ellas a medida que se vayan desarrollando requerirán niveles sin precedentes de colaboración entre gobiernos, organizaciones internacionales y sector privado”.

En un comunicado de este año, las tres partes dijeron que los gobiernos, las organizaciones y las empresas del mundo tendrán que trabajar juntos para combatir la propagación. 

Eso incluye usar los activos de empresas de logística o redes sociales para reducir la propagación y llevar recursos a las zonas afectadas. 

Estos grupos también tienen que trabajar juntos para que los viajes y el comercio continúen, por el bien de las economías globales y locales. Es necesario destinar más fondos al desarrollo y almacenamiento de una vacuna, y los gobiernos y el sector privado tienen que trabajar junto a empresas tradicionales y de redes sociales para reducir la amenaza de las informaciones erróneas. 

“Esto requerirá desarrollar la capacidad de inundar rápidamente los medios con información precisa y coherente”, dijeron los tres.

Lucy Dean