La bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya, que desertó en Tokio 2020, obtiene la nacionalidad polaca

·2 min de lectura
Photo credit: WOJTEK RADWANSKI - Getty Images
Photo credit: WOJTEK RADWANSKI - Getty Images

La bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya, que pidió asilo a Polonia durante su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, informó este miércoles de que en junio obtuvo la ciudadanía polaca. La información fue difundida por la propia atleta, a través de sus redes sociales, en un mensaje en el que afirma estar dispuesta a "dar el cien por cien" de su potencial.

"Incluso aunque suba al podio como polaca, que todos sepan que las medallas serán para todos los bielorrusos y por nuestra libertad", ha expresado emocionada. En la foto que acompaña a su comunicado, la velocista exhibe el documento que certifica su nueva nacionalidad fechado el 28 de junio y concluye su texto con: "¡Viva Bielorrusia! ¡Gracias, Polonia!".

Hace aproximadamente un año, la joven atleta de 25 años se convirtió en un símbolo de la disidencia democrática de su país al desafiar a las autoridades de su Bielorrusia natal con su deserción en plenos Juegos Olímpicos. En aquella ocasión, la especialista en 400 metros lisos explicó que temía por su vida tras recibir presiones políticas y amenazas por negarse a participar en pruebas para las que no estaba entrenada.

La atleta se instaló con Arseny Zdanevich, su entrenador y también marido, en Polonia, donde obtuvo el patrocinio de un importante club deportivo y planea abrir un gimnasio donde entrenar a compatriotas que, como ella, hayan optado por el exilio. Durante su estancia en Polonia la joven ha declinado implicarse en declaraciones o actos políticos de manera explícita y ha enfatizado que sus únicos intereses son continuar con su carrera deportiva y tratar de ayudar a otros deportistas bielorrusos que decidan seguir sus pasos.

Tsimanouskaya no puede aún representar a Polonia en competiciones internacionales pues todavía no ha obtenido la necesaria aprobación de la Federación Mundial de Atletismo, pero al transcurrir tres años desde su residencia legal en este país obtendrá ese derecho automáticamente. De ahí que la velocista, nacida en 1996, haya expresado reiteradamente su voluntad de tomar parte en los Juegos de París en 2024 con la selección polaca.