'Better Call Saul': el cierre con broche de oro de un fenómeno extraordinario de la TV

·4 min de lectura
El actor Bob Odenkirk es el encargado de dar vida a Saul Goodman en 'Better Call Saul'. (REUTERS/Mario Anzuoni).
El actor Bob Odenkirk es el encargado de dar vida a Saul Goodman en 'Better Call Saul'. (REUTERS/Mario Anzuoni).

Dicen que las segundas partes no son buenas, pero hay ocasiones en las cuales la continuación iguala o supera a su antecesora. Tal fue el caso de la serie 'Better Call Saul', el spin-off de la exitosa 'Breaking Bad'. Con muchas dudas y entre gran expectativa, fue haciéndose un lugar en el gusto de la teleaudicencia.

Tras seis temporadas que recién culminan, la serie fue cultivando una fanaticada cada vez mayor y el apoyo de la crítica especializada. Todos coinciden en su crecimiento, que no fue que comenzó mal, pero que sin duda, cierra con broche de oro en su última entrega. Igual de unánime es el deseo de que la historia culmine allí y no traten de alargarla, al menos no en esta línea narrativa.

Es bueno aclarar que 'Better Call Saul' no es una continuación como tal, es más bien una precuela que tiene lugar seis años antes de lo que ocurre cuando inicia 'Breaking Bad'. Esta historia, de manera muy inteligente, se encarga de poner la lupa en el arco de transformación del personaje de Jimmy McGill.

En 'Better Call Saul' se sigue el proceso a través del cual un mediocre exestafador llega a convertirse -en paralelo- en abogado y criminal- bajo el nombre de Saul Goodman. Este personaje, clave en la historia de 'Breaking Bad', es abordado de forma minuciosa y brinda la oportunidad de atar cualquier posible cabo suelto que haya quedado en la serie madre.

Breaking Bad ganó el premio como Outstanding Drama Series en los Primetime Emmy Awards en 2013 (REUTERS/Lucy Nicholson).
Breaking Bad ganó el premio como Outstanding Drama Series en los Primetime Emmy Awards en 2013 (REUTERS/Lucy Nicholson).

La decadencia moral que ya se había visto en 'Breaking Bad' se repitió en la nueva historia. Esta vez dieron la oportunidad al actor Bob Odenkirk de encarnar a un personaje que se convierte en otro, de Jimmy McGill a ser Saul Goodman, en una espiral de cuestionables decisiones.

Ambas series comparten, además de ir cosechando un éxito tardío que fue creciendo temporada tras temporada, una esencia de comedia oscura. En la fórmula no faltan escenas aparentemente absurdas y secuencias protagonizadas por el drama y la tensión a una velocidad que muchas veces desespera por su lentitud, aunque ha sido uno de los elementos que más ha alabado la crítica por la osadía de los creadores en cuanto al ritmo.

Para los productores, contar con la experiencia de 'Breaking Bad' fue de una enorme ayuda. Al escribir la historia y teniendo claro el desenlace de la misma, se hizo posible honrar lo que ya el público adoraba del producto y añadir los elementos faltantes a la trama. Si bien Vince Gilligam, creador del show, había calificado el éxito de 'Breaking Bad' como "un golpe de suerte", supo rescatar lo mejor de la serie para usarlo nuevamente y ajustarlo a una historia derivada.

'Better Call Saul' se nutre de elementos comunes con otras series que forman parte de la llamada “nueva era dorada de la televisión”, que incluye programas como 'Game of Thrones', 'The Sopranos', 'Mad Men', 'The Handmaid´s Tail' y -claro está- 'Breaking Bad'. Los arcos narrativos prolongados y complejos, la estética visual convincente, los diálogos inteligentes, los inesperados cambios de tono y los personajes moralmente ambiguos son la base de los nuevos programas televisivos de alta calidad y popularidad.

Better Call Saul llegó a las pantallas en 2015 y tuvo una vida de seis temporadas  (REUTERS/Mario Anzuoni).
Better Call Saul llegó a las pantallas en 2015 y tuvo una vida de seis temporadas (REUTERS/Mario Anzuoni).

¿Qué hicieron distinto en 'Better Caul Saul'? Para empezar, hay muchas menos muertes dramáticas que en 'Breaking Bad'. Un ritmo más pausado permite entrar en el mundo legal más allá del supuesto glamour y con un realismo muy duro anclado en las constantes decepciones institucionales. Con un abordaje muy particular, 'Better Call Saul' muestra un universo lleno de sombras que sofoca a los personajes y los hace tomar decisiones constantemente y jugar con el sistema. Adicionalmente, esta serie vio la luz prácticamente en paralelo en televisión abierta y en la plataforma de streaming de Netflix, cosa que no sucedió con 'Breaking Bad'. Una gran ventaja competitiva.

El mismo Bob Odenkirk ha hablado de la diferencia entre ambas series. "Creo que Breaking Bad es un tipo de historia más universal. Es una crisis de la mediana edad y los peligros son más llamativos: hay más armas volando y el personaje principal interactúa con traficantes de drogas casi de inmediato. Ese no es el caso en nuestro programa. Nuestra serie es más interna. Es un viaje más extraño", dijo en referencia a su éxito como Saul Goodman.

El cierre de la sexta temporada de 'Better Call Saul' ha sido recibido por los críticos y los fanáticos de la serie como un justo final, que no ha traicionado la trama y resulta discreto y sin estridencias. Una historia lógica dentro de su propio universo y fiel a lo que los personajes han sido por 6 temporadas. ¿Se cierra finalmente este universo? Según Vince Gilligan, el sí es rotundo. Es "hora de hacer algo nuevo", sentenció.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El bandolero latino que inspiró Batman