Berto Romero: "Los niños meten mucha presión en las parejas"

Por Paula Olvera.-La serie de Berto Romero está de regreso. El próximo 22 de febrero se estrena la segunda temporada de Mira lo que has hecho en Movistar+. El guionista y también actor, padre de tres hijos, protagoniza esta serie producida por El Terrat en la que comparte escena con la intérprete Eva Ugarte cuyos personajes nos enseñan cómo cambia la vida de pareja cuando llega un bebé. Esto fue lo que nos contó el creador de la ficción a los medios congregados en la presentación de la nueva tanda de capítulos.

Berto Romero en Mira lo que has hecho (©Movistar+)

-¿Cuál es el objetivo último de Berto, hacernos reflexionar como espectadores o que nos divirtamos?
Qué pretencioso sería si tuviera objetivos. No hay ninguno. Lo que me interesa es explicar una buena historia que te remueva mucho, que te haga aflorar muchas preguntas, que te toque muchos lugares que emocionalmente o intelectualmente te motiven. Yo creo que eso es lo que debe mover a cualquier narrador: intentar que su público reaccione. Para eso hacemos ficciones. Por eso metemos tanto esfuerzo en el guion y en la interpretación, le damos tantas vueltas para que tenga muchas capas y muchas lecturas. Algo de lo que estoy orgulloso es que nosotros no tenemos ningunas ganas de evangelizar a nadie. No vamos a explicar cómo tiene que ser un buen padre o una buena madre o cómo una buena pareja.

-No obstante, es una serie muy cotidiana. ¿Consideras que los espectadores se van a sentir identificados en esta segunda tanda de capítulos?
Lo que consigues cuando hablas con sinceridad de algo es que se universaliza la historia. Si tú intentas explicar una historia que llegue a todo el mundo creo que no lo vas a conseguir, como esa gente que se obsesiona por escribir la gran novela. Cuando tú hablas con sinceridad de algo cercano, o que te parece que conoces, te das cuenta que lo que hay detrás es una historia que le puede pasar a cualquiera. Hay una historia de una pareja que sufre un distanciamiento porque los dos se convierten en las peores versiones posibles de sí mismos. Berto, que en la primera temporada era un padre que quería colaborar en todo y distanciarse de la figura de su padre, aquí se intenta escapar y eludir sus responsabilidades. Esto pasa en las parejas. De repente un día se miran y son extraños. Los niños meten mucha presión en las parejas. Las sólidas sobreviven más sólidas, pero como haya una grieta ahí meten la palanca.

-¿Qué significa para ti ser padre?
Lo que me he dado cuenta es que no voy a poder responder nunca a esa pregunta porque lo voy a ser siempre. Esto sigue, ahora tienen otras edades. A mí siempre me parece mucho más interesante hacerte preguntas que responderlas.

-La serie parte de elementos autobiográficos de tu propia experiencia, ¿qué hay de realidad y qué de ficción en esta segunda temporada atendiendo a tu experiencia como padre?
Esa es la gran pregunta y más en esta segunda temporada que habla abiertamente de qué pasa cuando confundes la realidad con la ficción. Me interesa mucho más la pregunta que la respuesta porque es decepcionante. Me interesa mucho más este morbo de querer ver qué hay detrás de la cortina que la propia cortina. En realidad nos basamos muy levemente en experiencias personales. Por ponerte un ejemplo: la reunión en el cole en el que se da una discusión en la que casi se está hablado metafóricamente de la celebración de un referéndum parte de haber ido a una reunión y haber estado ahí cansado diciendo “madre mía, qué pesadilla es esta”. Nosotros nos hemos obsesionado con que esta serie parezca muy realista. Una temporada en la que los personajes se confunden precisamente porque están haciendo una serie sobre sí mismos es muy evocadora porque como espectador te lleva a pensar que si le está pasando al personaje le estará pasando a él.

-¿Cómo llevas entonces escribir una serie en la que estás haciendo una serie?
Pasándomelo muy bien porque a mí me encanta el metalenguaje y la obra de Charlie Kaufman y Woody Allen. Me gustan las historias que hablan de contar historias y me gusta el falso documental y Regreso al futuro cuando vuelven a la primera peli. O cuando los hermanos Coen, al principio de Fargo, ponen “basado en una historia real” y no lo es, solo lo han hecho para que el público se coloque en una situación determinada. La primera temporada de Mira lo que has hecho ya es metalingüística porque habla de alguien que se llama Berto Romero y su hijo de llama Lucas, como se llama mi hijo y trabaja en la tele, ya estamos jugando con eso. Simplemente en esta segunda temporada lo llevamos un poco más allá porque es un tema muy contemporáneo. Cuando te haces una foto en Instagram y estás enseñando una parte de tu vida no eres tan feliz ni tan guapo. Estamos creando relatos: nos lo hacen los políticos, nos crean primero un relato y luego intentan que se haga realidad y está funcionando. Es el mundo en el que vivimos ahora de la confusión en el que no sabes cuál es la noticia y cuál es la parte propaganda. Esta sensación de que el mundo salta por los aires es lo que le ocurre de forma metafórica a Berto en la serie y que esto se traslade al espectador para mí es un triunfo.

-¿Le comentaste al elenco que ibas a hacer una serie de la propia serie en esta segunda temporada?
Hubo que frenar eso porque nos podíamos haber vuelto locos y estar viendo todo dos veces. La serie dentro de la serie funciona casi como una amenaza, es un sitio del que se habla todo el rato.

-¿Has notado el cambio de Carlos Therón a Javier Ruiz Caldera en la dirección?
Esto se ha dado solo. Yo quería a Caldera para la primera y no podía porque estaba haciendo Superlópez. Le pedí que me recomendara a alguien y me recomendó a Therón que es la hostia. El tono de la serie en buena medida se produce cuando Therón interpreta esos guiones. En la segunda lo lógico era que siguiera Therón pero no podía y entonces pudo Caldera. Para mí es un sueño, yo creo que es el director más lúcido que hay actualmente en activo. Es capaz de poner todo su talento al servicio de la obra de otro y hacerla de forma impecable poniendo su sello. Me parece muy generoso y tiene mucho talento. La segunda temporada es un ejercicio de planificación muy libre que casi no se ve su mano, pero está por todas partes, y hace que luzca todo muchísimo. Si hay otra intentaré que la vuelva a hacer él y sino Therón.

-En esta segunda tanda se aprecia un tono más dramático y maduro que en la primera temporada. ¿Fue una intención inicial?
Yo me he planteado esta serie como una historia en tres actos que ojalá me dejen acabar de explicar. Esto no trata tanto de tener hijos, esto trata de hacerse mayor. Es la historia de una pareja que se hace mayor, no es tanto la serie de Berto. Hay retos y pruebas que pasan, en la primera temporada es una crisis de adaptación, de perder la vida que tienes y sustituirla por otra, experimentar lo que empieza a ser ponerte en el papel de tus padres a través de su propia muerte y discutir con el reflejo de tu padre en ti. El segundo paso en esta historia de crecimiento es poner en riesgo lo que tenemos más sólido: la pareja. Yo alrededor nada más que veo que hay divorcios, es como una epidemia. Y es verdad que es un poco más intensa porque es más emocional. Está más equilibrada. Una muerte de un padre es como una hostia que te viene y te revienta pero es una hostia seca y luego tienes un tiempo para reponerte de la herida. Una crisis de pareja es como un proceso de podredumbre, se va fraguando, intentas que no se note, y va carcomiendo a la pareja. Si queremos seguir siendo realistas hay que explicarlo con honestidad.

¿Ya tienes planteada la tercera temporada?
Yo la tengo más que pensada. No puedo hablar. Una gran empresa de televisión me seccionaría los genitales. No es competente ahora, estamos hablando de la segunda y es muy precipitado. Lo único que puedo decir es que a mí se me ha ocurrido una historia que se divide en tres partes.

Para seguir leyendo:
Después de ver la segunda temporada de Mira lo que has hecho no tengo tan claro que quiero ser madre
14 series para disfrutar en pareja en el Día de San Valentín

Imagen: ©Movistar+