Cómo tomar un café antes de la siesta aumenta sus beneficios para la salud

El café y el sueño no parecen ir de la mano, pero a veces una taza de café justo antes de una pequeña siesta puede hacer maravillas. (Foto: Getty)
El café y el sueño no parecen ir de la mano, pero a veces una taza de café justo antes de una pequeña siesta puede hacer maravillas. (Foto: Getty)

El descanso nocturno es fundamental pero echarse una siesta a mitad del día puede ayudarnos a mejorar nuestra salud y rendimiento físico y cognitivo. ¿La clave? Tomarse un café justo antes. Así conseguirás sacarle mucho más partido a tu siesta, según la ciencia.

Mientras que algunos estudios sugieren que dormir de día dificulta el descanso nocturno, muchos otros afirman que la siesta diurna reporta grandes beneficios a la salud. Pero para que no pase lo primero y sí lo segundo, hay que respetar unas reglas.

La duración de la siesta está entre ellas. Sabemos a ciencia cierta que el tiempo que dura la siesta es determinante, y uno de los factores que más influye en sus efectos positivos. Cuanto más corta, mejor. Así lo señala un estudio que compara el efecto de una siesta de 20 o de 90 minutos y el impacto que tienen ambas en el rendimiento deportivo, cognitivo, en la sensación de sueño y en la capacidad antioxidante.

Los resultados son reveladores (gana por goleada la siesta corta), y sí, puede ayudarte a aumentar el rendimiento deportivo y cognitivo, puede tener beneficios antioxidantes para la salud y puede disminuir tu sensación de cansancio. Aunque quizás lo más novedoso de esta investigación es que los beneficios de la siesta aumentan si se toma un café, tal y como señala el doctor Antelm Pujol en su Twitter mencionando dicho estudio.

A priori suena raro, ¿verdad? Beber una taza de café antes de dormir no parece que tenga sentido. De hecho, el café y el sueño son contradictorios.

Sin embargo, esta bebida ayudaría a obtener un impulso de energía muy necesario a la mitad del día. Y es que la cafeína tarda aproximadamente 30 minutos en hacer efecto, con lo que te ayudará a despertarte en el momento justo evitando que la siesta se alargue. Pero, ¿cómo actúa?

El café es un estimulante que se absorbe a través del intestino delgado y pasa al torrente sanguíneo. La cafeína es soluble en agua y grasa: se disuelve en la sangre y las membranas celulares. Estas propiedades hacen que penetre la barrera hematoencefálica y entre en el cerebro.

Una vez en el cerebro, la cafeína se asienta en los receptores de las células cerebrales destinados a la adenosina, un neuromodulador químico que, cuando se acumula en grandes cantidades, hace que el cuerpo se sienta cansado. Estructuralmente, la cafeína es como la adenosina: puede encajar fácilmente en los receptores de las células. Pero al hacerlo, tiene que competir con la adenosina.

Las siestas eliminan naturalmente la adenosina del cerebro. Si te echas una siesta de 20 minutos después de beber un café, estás contribuyendo a eliminar la adenosina del cerebro y reduciendo esa competencia por la cafeína cuando llega a los receptores de las células cerebrales. Es decir, que algunos niveles de adenosina competidora se eliminan cuando se duerme la siesta, por lo que la cafeína disfruta del privilegio de tener más espacio en el cerebro, aumentando su estado de alerta y haciendo que nos despertemos.

Todo este proceso de 'desintegración' del café y de cómo llega a tu cerebro dura alrededor de 20 minutos y, para entonces, tu cuerpo ya comenzará a sentir el efecto despertador del café. Además, hay otra razón por la que no se recomiendan siestas de más de 20 minutos en una 'siesta de café o con cafeína'.

El cuerpo tarda alrededor de 20 minutos en entrar en las etapas más profundas del sueño, y si se despertara de una etapa de sueño profundo, es probable que te sientas aturdido y desorientado durante algún tiempo. Por lo que si te pasa, estarás en un estado de inercia del sueño que contrarresta el efecto de la 'siesta de café'.

Dicho esto, así es como debes tomar el café para que el truco funcione:

  • Preferiblemente solo. Es mejor evitar el azúcar, la crema o la leche; opta por un café negro o espresso. Esto maximiza los beneficios de una siesta de café ya que el cuerpo obtiene cafeína en una forma no adulterada.

  • Rápido, no a sorbitos y saboreándolo. Si lo tomas despacio, incluso antes de que termines la taza, la cafeína puede comenzar a afectar tu cuerpo.

  • Y si puede ser, más frío que caliente, para que sea más fácil de terminar.

Así que si te sientes cansado durante el día, una siesta con cafeína podría ser la solución más rápida para un aumento de energía. Puedes probarlo en cualquier momento siempre que sea, al menos, seis horas antes de acostarte. Recuerda que las dosis altas de cafeína pueden afectar a la calidad del sueño. Pero en una siesta corta con cafeína, no entras en un sueño profundo. Sino que es una siesta rápida para eliminar naturalmente la adenosina y dar paso a la cafeína para que se establezca en los receptores de las células cerebrales para la estimulación.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Esta chica con acné quístico es un verdadero ejemplo en redes

La explicación a por qué con la edad perdemos la capacidad de dormir

La siesta: su duración podría avisarte de una enfermedad

No ajustar las horas de sueño a tu edad pone en riesgo tu salud