Todos los beneficios del aceite de oliva para tus músculos

·6 min de lectura
Photo credit: Image Source - Getty Images
Photo credit: Image Source - Getty Images

El aceite de oliva es sin lugar a duda el oro líquido de España y de los países del Mediterráneo, y no falta razón ya que es un alimento excepcional que nos aporta nutrientes esenciales para tener una correcta alimentación, también en los deportistas. Ahora, miembros de la Universidad de Harvard también han puesto el foco en sus beneficios, dentro del estudio de Prevención de la Dieta Mediterránea PREDMED, que contó con una muestra de 7.447 hombres y mujeres.

Determinó que el consumo habitual de AOVE reducía el riesgo de padecer un evento cardiovascular en un 30%. Además, recomiendan que se use como única fuente de grasa alimentaria, y una cantidad entre 40 y 50 gramos al día. Los resultados, aunque creamos que nos excedemos a veces, son más que notables...

Las grasas representan un 99% de su peso, entre ácidos grasos, triglicéridos y fosfolípidos. sus propiedades son las que convierten al AOVE en un protector de la salud por sus efectos cardiosaludables. Además, es muy rico en polifenoles y carotenoides, que destacan por su capacidad antioxidante, capaces de neutralizar especies reactivas del oxígeno, responsables del estrés. (7 señales clave del cuerpo contra el estrés y la ansiedad).

El aceite de oliva: beneficios y propiedades

Existen varios tipos de aceite de oliva, pero hoy nos centraremos en el que posee la mayor calidad el Aceite de Oliva Virgen Extra o AOVE, siglas cada vez más utilizadas sobre todo en redes sociales por los nutricionistas, así que si no sabías que querían decir las siglas ya estamos nosotros para sacarte de dudas.

El AOVE se obtiene a partir del prensado mecánico de la oliva a una temperatura que pueda garantizar sus propiedades inalteradas. Posee un sabor y un aroma muy característico otorgado por los compuestos químicos que están contenidos en el fruto del olivo. Dependiendo de la variedad de la aceituna el aceite obtenido de ellas nos aportará unas propiedades sensoriales determinadas, por ejemplo, la variedad picual tiene notas amargas y picantes, mientras que la variedad arbequina tiene un sabor más afrutado.

El AOVE no solo es considerado el aceite de oliva de mejor calidad solo por sus propiedades organolépticas, además tienen distintas propiedades por las que son considerados más saludables.

El principal componente del AOVE son los lípidos que además de aportar 9kcal por cada gramo, son indispensables para el correcto funcionamiento de nuestro metabolismo (40 maneras de acelerar tu metabolismo) funcionando como transportadores de diversas sustancias, moduladores hormonales y son imprescindibles para la absorción de vitaminas liposolubles. La mayor parte de las grasas del AOVE son monoinsaturadas las cuales favorecen la reducción del colesterol-LDL.

Photo credit: Michelle Arnold / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Michelle Arnold / EyeEm - Getty Images

Este aceite también es rico en vitaminas A, D, E y K; todas ellas esenciales para el organismo, pero la D y la E son especialmente importantes para los deportistas en la prevención y recuperación de lesiones ya que el déficit de vitamina D podría afectar a la regeneración muscular tras el ejercicio y la vitamina E previene el daño muscular, además de que promueve la recuperación muscular tras una lesión.

Otro compuesto importante para en la prevención y recuperación de lesiones que nos aporta este oro líquido son los polifenoles. Sabemos que estos disminuyen el daño muscular causado por la inflamación. Por lo tanto, una dieta rica en polifenoles provenientes de AOVE, frutas y verduras es una excelente estrategia para la recuperación de daños producidos por el ejercicio.

¿Aceite de oliva virgen extra o mantequilla? ¿Quién gana?

Más saludable y más sostenible

Ante una nueva receta, un plato cotidiano o la comida más sencilla, siempre es necesario utilizar una grasa que permita cocinar los alimentos. En nuestro país, con la dieta mediterránea, es habitual recurrir al aceite, aunque en ocasiones algunos se decanten por la mantequilla. Hoy queremos contarte por qué el Virgen extra es la mejor de las opciones frente a la mantequilla y otros aceites que son siempre menos saludables y poco sostenibles.

Motivos de salud

Los datos confirman que el AOVE no tiene nada que envidiar a la mantequilla. Nos lo cuentan desde Alevoo. “Son numerosos los estudios científicos que confirman los excelentes beneficios sobre la salud del consumo diario de aceite de oliva virgen extra frente al consumo de mantequilla. La diferencia parte de su procedencia y de su composición. El AOVE es de origen vegetal y es rico en ácido oléico, grasas monoinsaturadas (las buenas) y vitaminas antioxidantes, lo que le confiere excelentes valores nutricionales y propiedades beneficiosas para la salud. En cambio, la mantequilla es de origen animal y posee un elevado porcentaje de grasas saturadas tan perjudiciales para la salud”, señalan.

¿Más motivos? El aceite de oliva virgen extra mejora los niveles de colesterol elevado e hipertensión. Además: “mejora la circulación sanguínea, ayuda en el control de peso, protege de enfermedades gastrointestinales, cuida y protege nuestros huesos, previene el envejecimiento ocular y aporta hidratación y nutrición a nuestra piel, cabello y uñas”. Es, sin duda, un todo en uno.

Para exprimir todos sus beneficios, conviene ingerir en crudo nuestro oro líquido, con tres o cuatro cucharadas al día. “Esto nos permite conseguir un sistema inmunitario fuerte que nos protege frente a posibles enfermedades. Igualmente, aconsejamos el consumo de AOVE en la dieta de las "personas intolerantes a la lactosa" y/o "alérgicas a las proteínas de la leche de vaca" y de esta manera "prevenir" las reacciones adversas derivadas del consumo de mantequilla”.

Como ingrediente vital en cada propuesta culinaria, el AOVE debe utilizarse más allá de su consumo en crudo, en otro tipo de elaboraciones. “Si se opta por freír, recomendamos que sea con aceite de oliva virgen extra. Cuando cocinamos a altas temperaturas debemos tener en cuenta el comportamiento de los dos alimentos y su posterior resultado. Es determinante el punto de humo de cada uno, refiriéndonos a la temperatura a partir de la cual el alimento comienza a descomponerse y a formarse sustancias perjudiciales para nuestra salud. En el caso del AOVE la temperatura de humo es de 210º mientras que para la mantequilla es de 110º, lo que hace mucho más recomendable el uso de AOVE por su estabilidad con temperaturas superiores a los 180º fácilmente alcanzables en la elaboración de cualquier receta. La mantequilla libera compuestos tóxicos al cocinarla a altas temperaturas, por lo que el AOVE también es mejor para freír”, matizan.

Motivos medioambientales

La sostenibilidad es un factor de importancia para un porcentaje cada vez más alto de la población. También, en términos de ecología, es de interés conocer qué impacto tienen el AOVE y la mantequilla en esos alimentos cotidianos. “Estudios llevados a cabo para valorar el impacto de productos básicos de la cesta de la compra en general, y de grasas de origen animal y de origen vegetal en particular, muestran que el aceite de oliva virgen extra tiene menor impacto en el medioambiente”, indican. Ello se refleja en el estudio “Impactos medioambientales en el consumo de alimentos en Europa (“Environmental impacts of food consumption in Europe en 'Journal of Cleaner Production’), que destaca que el AOVE tiene menos impacto en la mayoría de las categorías medidas, especialmente en cuanto al cambio climático y el uso del suelo.

"En definitiva, cuando se trata de cuidar de nuestra salud y del medioambiente, no hay duda de que el aceite de oliva virgen extra es nuestro mejor aliado, y, además, está riquísimo”.

*Inés García, nutricionista del equipo de Estarenforma.com